Tablillas de Itálica. LA ÚLTIMA PELÍCULA

En los encuentros académicos de los jueves en Canal Sur Radio, discutíamos no hace mucho sobre qué cambios culturales y sociales producidos por la Pandemia perdurarían después de haberla vencido. Por ejemplo, ¿volveremos a ir al cine?

El cine no es ver una película en la pantalla pequeña del televisor; y muchos menos filmar películas expresamente para verlas en casa. El cine es “ir al cine”, todo un rito colectivo ante un enorme lienzo blanco en un santuario oscuro. Un rito ya desaparecido salvo contadísimas excepciones y una exigua minoría que espera su regreso.

Se hablaba del cine como del séptimo arte, pero era mucho más que eso. Fue la definición de Wagner para la ópera; un arte total que engloba en una sola obra todas las demás artes: drama, música, pintura, danza, literatura; la obra que requiere un escenario grandioso y un público expectante. Trasladar todo esto a domicilio, tal cual ahora pedimos el almuerzo a domicilio, es cometer el mismo pecado de Alcibíades cuando celebró los sagrados Misterios de Eleusis en su propia casa.

Después de rebuscar atentamente en la escuálida y deplorable cartelera de mi ciudad, ayer fui al cine: sala vacía y proyección oscura a fin de ahorrar electricidad. Temo que haya sido mi última película pues las sociedades se adaptan bien a la barbarie.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *