Tablillas de Itálica. GUERRA DE EXTERMINIO

Un periodista de cierta relevancia es entrevistado por un diario de papel. El entrevistador pregunta qué le preocupa más de la sociedad post pandémica, y el entrevistado contesta que la pérdida creciente de la libertad de expresión. “Ponga un ejemplo”, insiste el entrevistador, y el periodista replica: “La censura en las redes sociales”. Lo que no aclara es si esa censura la imponen las redes a sus usuarios o se la imponen desde fuera a las propias redes.

Decía don Carlos Marx, que dijo muchos disparates para desgracia del mundo aunque a veces acertaba, cómo una acumulación de cambios cuantitativos podía provocar un salto cualitativo de envergadura. Es natural que los medios de información profesionales y regulares (periódicos, televisiones y cadenas de radio), sumidos en una crisis de seguidores, critiquen a las redes sociales que le hacen la competencia y no paran de crecer. Viene sucediendo desde hace años. Pero desde el último verano se ha producido un cambio, un salto cualitativo, una declaración formal de guerra. Ya no son sólo simples críticas a Facebook, a Twitter, a blogs o a los pequeños diarios digitales, sino peticiones explícitas de censura y cierre para lo que se presenta como un peligro social y moral.

Hace dos meses el telediario de La 1 dedicó media hora larga a explicarnos los fines criminales de las noticias y comentarios que se publican en la Red. A partir de ahí, sin faltar un solo día y con la sola excepción de algunos diarios cuyos redactores tienen una página en Internet, todo el poder de los grandes imperios mediáticos se está volcando en el intento de reducir las redes a un inocuo y mero parloteo entre usuarios: nada de noticias, nada de artículos, nada de análisis de la realidad; pues -dicen- todo son mentiras, bulos, calumnias y persecuciones contra honestos ciudadanos concretos. Qué poco se miran al espejo los plutócratas de la información. Buscan privarnos de lo que puede ser el último reducto de la libertad de expresión.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *