Tablillas de Itálica. COMO NIÑOS

La encontramos en el Nuevo Testamento y es frase bien conocida: “Si no os hacéis como niños no entraréis en el Reino de los Cielos”. Lo asombroso es el virtuosismo de los poderes gobernantes para darle la vuelta a ese dicho del Evangelio: “Puesto que sois tan cándidos como los niños así os estamos tratando”.

Es frecuente la figura del político poderoso que desprecia a su propio pueblo: “Las masas son femeninas”, decía Benito Mussolini con cara de asco; Stalin humillaba en público a los jerarcas comunistas de la URSS; de Gaulle amaba a Francia pero no se fiaba de los franceses. Hoy, ni una sola verdad sale de la boca de los responsables de la UE cuando hablan de supuestas estrategias en la lucha contra el Covid. La distribución de la vacuna, lo único cierto y la única esperanza, resulta cada día más oscura y escandalosa. Pero ni escándalos evidentes ni mentiras descaradas provocan ya protesta alguna.

Mucho antes de las Navidades Pedro Sánchez prometió que en marzo de este año estaría vacunada el 70% de la población española. “El puente de la Inmaculada -nos dicen otros- desató los contagios”; pero ¿qué Inmaculada hubo en Alemania o en Francia que experimentaron lo mismo? “Con la llegada de la Semana Santa llegará la cuarta ola”, y ya la teníamos encima quince días antes del Domingo de Ramos. Y así, semana tras semana.

No creo, sin embargo, que este cúmulo de embustes, ambigüedades y oscuridades responda a malignos intereses del poder, más bien parecen los engaños e historietas con que son educados los niños.

En un maravilloso poema -hoy prohibido por la corrección política- titulado “La carga del hombre blanco”, Rudyard Kipling canta al imperio británico y se refiere a sus “cautivos, mitad niños mitad demonios”. Y otra vez en el Nuevo Testamento se nos aconseja ser “cándidos como palomas y astutos como serpientes”. No tengo por imposible que un día los niños cansados de mentiras acaben volviéndose demonios y serpientes.




1 Comment

  1. Javier Aguado de los Reyes dice:

    Como siempre ,el profesor Lazo dice con las palabras justas la realidad del momento. Gracias D. Alfonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *