Surtido navideño

Boca prestada.

Mantecado de limón

La pascua sevillana de Natividad del Señor nació este año bajo la polémica del cartel anunciador de la Asociación de Belenistas de Sevilla. Como recordarán los lectores, en dicho cartel se representaba a un angelito en actitud cariñosa consigo mismo, simulando ser la Giralda el objeto de deseo con el que vino al mundo a anunciarnos la buena nueva. Finalmente, el Ayuntamiento de manera casi furtiva retiró el susodicho cartel sustituyéndolo por otro igual, pero sin el escudo municipal. Surgieron entonces voces indignadas por la polémica, atribuyendo a la obra una calidad pictórica incomprendida por la casposa y casi homófoba sociedad sevillana, (según estas voces), que terminó dando la espalda -es un decir- a la cartela en cuestión, no pudiéndose ver ni un solo ejemplar en escaparate alguno del centro de la ciudad.

Mojoncito de gato (alfajor de almendra)

Hablando de escudo municipal, los ociosos concejales de Podemos junto a los menos aun amantes de la hoz y el martillo, en su sentido mas literal, la liaron parda o roja al pretender cambiar en dicho escudo la espada del rey don San Fernando (Silvio dixit) por algo menos bélico como tal vez un matamoscas o un pai-pai. Esto solo puede pasar gracias al buen funcionamiento de las 4 líneas de metro, el excelente estado de revista de los colegios municipales o la inmaculada limpieza de nuestras calles. O era 28 de diciembre, día de los inocentes y aquello no era más que un sevillano “queo”. Vaya usted a saber.

Turrón duro

Apenas terminadas la Pascuas, nos anuncia el grupo Z el cierre de Interviú. Una forma de hacerle la pascua a los amantes de la zambomba, solitario instrumento navideño de mano que ha aliviado más tensiones que la viola de gamba del separatista Jordi Savall, quien gusta de comerse las gambas a costa del estado opresor que le oprime generosamente, en este caso inaugurando en Sevilla el año de Murillo.

Figuritas de mazapán

Llega el derbi y lo que se suponía iba a ser un paseo militar de las huestes de Nervión sobre las atribuladas tribus de Heliópolis, terminó siendo un tremendo baño a los pentacampeones del trofeo de la UEFA por parte de las mesnadas verdolagas. La guasa sevillana a día de hoy continúa con todo tipo de referencias a la manita infringida a los autodenominados dominadores de Sevilla. Y es que, como en el caso de la zambomba, nada relaja más que lo manual para devolver a la realidad a los soberbios. Mano de santo.

Turrón blando

Si hay alguna época del año con más peligro que una rotonda de noche, ésa es la Navidad. La propensión a ponernos el alma en remojo, nos enternece tanto que la cornada de la desgracia nos deja marcados para siempre. Si la muerte en verano es silenciosa y solitaria, la parca en Pascua es de una crueldad eterna para quien la padece. Como si el tiempo de adviento impeliera al dolor una fuerza desprevenida.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

1 Comment

  1. Jose dice:

    Genial Eusebio. Como siempre pero (siempre hay un pero) el Sevilla no ha ganado UEFA alguna, ha ganado Europa League, algo distinto. La UEFA la jugaba el 2º, 3º y 4º de la liga española, y el Sevilla, cuando jugó en Europa quedó 2006, el 5º, 2014, el 5º, 2015, el 5º, y 2016, el 7º.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *