“Sicabascal” (El SICAB de Abascal)

BOCA PRESTADA

En medio de la ola de corrección política o de carajotismo (hablando bien y pronto) que nos invade, especialmente a nuestros políticos, al presidente de VOX no se le ha ocurrido nada mejor que salir en un vídeo electoral montando a caballo. Y en una cacería de liebres. Y con galgos. Y con un torero. Le ha faltado salir fumando y contando chistes de mariquitas. Como era de esperar se le han echado encima toda la corte de estrafalarios defensores de lo que sea. Desde feministas y amigos de los animales y antitaurinos en celo hasta “faltuscos” que han visto en la monta vaquera una especie carga de caballería contra el proletariado andaluz. Tampoco se han quedado atrás los partidarios populares que no pierden la ocasión de tratar de descabalgar al líder de la formación derechista acusándolo de clasista, como ha hecho la tertuliana popular Cayetana Álvarez de Toledo tildando a Abascal de “señorito”. Sí, han leído bien; Álvarez de Toledo, Cayetana, Abascal, señorito. Todo junto. Los mismos que piden silencio para la formación extraparlamentaria no han dudado en jalear toda clase de memes -que es aquello que hacen los memos-, dando a la postre un bombo a VOX tan incongruente como agradecido por los amigos del de Amurrio. Quizás lo suyo, pensarán los del discurso vaselina, es que se hubiera hecho un “selfie” en un Burger King, como los líderes del PP en un intento fracasado por parecer cercanos. El caso es que Santi Abascal es caballista desde pequeño y dudo mucho que Casado y Bonilla frecuenten habitualmente los comederos de hamburguesas baratas. Al final, la impostura termina repitiéndose como la cebolla del Big Mac impelida por el regüeldo del carbónico de la Coca Cola. Y es que, a estas alturas de la película, la falta de sinceridad y el disfraz terminan por señalar a quienes se travisten de lo que no son con tal de alcanzar el poder. Quédense con Abascal cabalgando la campiña tras una collera de galgos o con Susana Díaz sorbiendo caracoles junto a su tieso cónyuge en un velador de San Jacinto antes de quien trata de parecer un pijo cortito de Los Bermejales con nómina de interino y asequible vestuario de Main Outlet. Que luego vienen los desengaños y se les puede quedar a ustedes toda la cara del inquietante payaso del Mac Donald.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *