Los jugadores de Spartak de Moscú y Sevilla FC escuchan el himno de la Champions antes del partido.

La suerte es caprichosa. El Sevilla la tuvo de cara en varios de los primeros partidos de la temporada, pues ganó en Getafe y Girona sin hacer excesivos méritos y a La Palmas con un centro de Navas que acabó transformándose en chut, y se trajo un milagroso empate de Anfield, donde pudo ser goleado por un Liverpool que lo barrió en una primera parte en la que erró numerosas ocasiones y acabó estrellando un penalti en el poste que pudo ser el 3-1.


Este martes en Rusia, como en Bilbao el otro día al comienzo, le pasó al revés. Krohn-Dehli pudo hacer el 1-2 antes del descanso y tras el mismo el propio danés y Ben Yedder, dos veces cada uno, gozaron de ocasiones clarísimas para haber puesto a su equipo otra vez con ventaja.

Se toparon con un portero que lo paró todo, un Ben Yedder que ríase usted del fallo de Cardeñosa contra Brasil en Argentina 78 y unos delanteros rivales que hacían gol casi sin querer, como hizo Ganso en Getafe o Jesús Navas ante Las Palmas.

Esas victorias no taparon las muchas deficiencias mostradas por el Sevilla FC en su juego, que ya resaltaron en el Wanda ante el Atlético, en San Mamés con el Athletic y han estallado en el Otkritie Arena frente al Spartak. Los tres primeros rivales de peso a los que se ha medido esta temporada y ante los que ha caído dando una pobrísima impresión, la misma que había dado, por cierto, en varios de los partidos que había ganado ante rivales de menor enjundia en alianza con la fortuna, que también juega.

La suerte no existe, decía Luis Aragonés. Hay buena suerte y mala suerte. El Sevilla ya las ha probado ambas, ganando partidos que fácilmente pudo perder y siendo goleado en otros que pudo ganar, como le pasó en Moscú pese al sonrojante 5-1, aunque en ambos casos dando muy pocas sensaciones de ser el equipo fiable de años atrás. En el plantel hay varios futbolistas que vienen de vuelta y físicamente han perdido el vigor de antaño, tal que los rusos parecían centellas.  Y Berizzo debe corregir muchas cosas, pero el elixir de la juventud no lo tiene. Ya los hay que empiezan a pedir su cabeza -el sábado peleará la segunda plaza liguera al Valencia en Mestalla-, le exigen que se deje de rotaciones y ponga siempre a los titulares. Pero mi pregunta es ésta ¿quiénes son los titulares, aparte de N’Zonzi, Escudero y si acaso Banega, cuando está bien, que lo está muy poco últimamente? ¿Jesús Navas, Sarabia, Franco Vázquez, Krohn-Delhi, Geis, Ganso, que es el pichichi liguero junto a Muriel, Ben Yedder, Correa, Nolito, Corchia, Mercado, Carole, Rico, Soria, Kjaer, Lenglet, o quizá eran Carriço y Pareja…? Si alguien lo tiene tan claro que se lo transmita al entrenador, es el primer interesado en saberlo.