Santos Inocentes de Ayer y Hoy

Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo, de nuevo las calles vuelven a estar decoradas con luces y adornos navideños, las familias y amigos, vuelven a encontrarse, para compartir unos días de reuniones, comidas… donde reina la alegría, y apenas faltan unos días para decir adiós a 2017.

Un año más, en estas fiestas navideñas, volvemos a celebrar el aniversario de la triste matanza de varios centenares de menores de dos años. Se han cumplido más de dos mil años de aquel triste episodio acontecido en Belén (Judea), ordenado por el rey Herodes I el Grande con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret.

Resulta irónico como quien se preocupaba por un desconocido, a quién temía que le arrebatara el trono, fue miembro de una familia cruel y desestructurada, donde también reinaba la ambición y traición, a partes iguales.

Como todos sabemos, el Niño Dios, no sólo no era un peligro para su reino, sino que el propio Herodes perecería a manos de su propio hijo, Herodes Agripa, quien ambicionaba su trono, y luego conviviría con la mujer de su hermano, sin éxito, ya que ironías del destino, el Imperio Romano invadiría su territorio formado por Judea, Galilea e Idumea, convirtiéndolo en poco menos que un gobernador, sin poder de decisión.

Esta celebración también tiene un origen pagano en la Edad Media, existía “la fiesta de los locos”, se trataba de un día en el que todo estaba permitido y la culpa no podía recaer sobre nadie. Para atenuar este desenfreno la Iglesia decidió que se celebrara el día 28 de diciembre haciéndola coincidir con el día de los Santos Inocentes.

En la actualidad se ha degradado esta festividad de tal forma que no se recuerdan aquellos asesinatos de menores. Hemos transformado esta fiesta en una ocasión de hacer “bromas divertidas” sobre las “victimas” escogidas. Algunas empresas aprovechan la ocasión para vender productos que demandan los más pequeños, y los no tanto, para burlarse de los más despistados, y hacer divertidas bromas, que en ocasiones resultan pesadas.

Lo terrorífico es que los centenares de Santos Inocentes de ayer se han convertido en más de cien mil anuales, ahora sacrificados por la ley del aborto. Con el beneplácito de todo el arco parlamentario Herodes sigue reinando.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *