Que no escapen

Tal vez exageran, pero escucho decir que hay apuestas por adivinar cuánto tardará Amancio Ortega en largarse y en trasladar las oficinas centrales de inditex a otro lugar de Europa.

Gracias a Yolanda Díaz sabemos que la legislatura empieza ahora y no hace año y medio, cuando se pusieron de acuerdo todas las excrecencias irredentas de la izquierda y hasta del filoterrorismo y de la ultraderecha separatista para sentar en el banco azul a un ególatra hiperbólico e hipertrofiado que ha reventado incluso a su propio partido, humillado por los comunistas con una derrota histórica y ahora cazando moscas como un boxeador sonado contra los inventores del mismo.

Nada de lo sucedido hasta aquí va en el debe de esa osita de peluche a la que Pablo Iglesias y Monedero achuchan por los pasillos como si fuese un cachorro de dálmata o un perrito de agua. Ella se deja arruinar la melena con sus mechas por semejantes bribones en aras del encargo recibido, que consiste en sostener conectadas a la corriente del presupuesto público las nóminas de los cientos o miles de enchufados a su cargo, mientras elige camisas de seda regaladas como una diva de cabaret o del teatro.

Se han empeñado en que hablemos como a ellos les dé la gana, en que denominemos a las cosas como ellos dicen, en que pensemos lo mismo que discurren y en que sus silogismos morales se conviertan en la única verdad posible y deseable.

Señalaba el otro día el maestro Ignacio Ruiz-Quintano que en España se puede ser republicano bajo una monarquía pero que resulta imposible ser monárquico bajo un régimen republicano, razón más que de sobra para defender la Monarquía como única manera de vivir en paz y no acabar otra vez a tortas.

También ocurre con el capitalismo, donde puedes practicar el comunismo al modo que tú quieras, pero no a la inversa, porque el comunismo es totalizador y totalitario y no tienes permitido elegir nada porque no te dejan ni tu dinero.

Así pues, nada desgraciado ha sucedido hasta la fecha, ninguna fatalidad que atribuirle a este gobierno que dice por boca de la Yoli que a partir de ahora llegarán los cambios y que no le volverán a decir al pueblo que se apriete el cinturón porque aquí lo importante es gastar mucho y recaudar más. O sea, robarle más al pueblo, porque en la altanería y el desprecio de esta gente creen que el populacho no sabe gastarse su dinero.

A Jesse James, el ladrón de bancos del Viejo Oeste, las ‘dime novels’ quisieron personificarlo como una especie de Robin Hood que robaba a los ricos para entregárselo a los pobres, pero los historiadores han certificado que jamás hubo constancia de que su banda compartiera un botín con nadie y el maldito sudista acabó sus días de un tiro por la espalda a manos de uno de su banda llamado Robert Ford, que se había conjurado con su propio hermano, Charlie Ford, para cobrar la recompensa que ofrecía el gobernador por su captura vivo o muerto.

Y yo creo que Pedro Sánchez y su banda de conmilitones comunistas acabarán ‘acribillados’ metafóricamente por algunos de los suyos antes de los idus de las urnas, porque este tinglado de subir impuestos, que además repercutirá en los precios de manera insomne e inmisericorde, y con las cifras de desempleados por las nubes, no se sostendrá por mucho tiempo.

Han sonado, de momento, las sirenas de alarma de Leguina y Nicolás Redondo, pero también las de Alfonso Guerra, Felipe González y Corcuera, a las que se han sumado las de Antonio Miguel Carmona y Tomás Gómez, entre otros. Nada del todo serio, de momento, pero les apuesto a que el último en apuntarse a ese coro será el millonario José Bono, que se fugó a su refugio de potros dominicanos con un botín nada despreciable a costa de su pedigrí de lehendakari de La Mancha.

He leído que el Gobierno abrirá la puerta a eliminar el IVA reducido y super reducido, el que afecta a productos básicos como la leche, los huevos o el pan, lo cual, dicho así, parecería que van a eliminar el impuesto correspondiente, cuando en realidad lo que pretenden es incrementarlo como si fueran artículos de lujo, porque pronto ocurrirá que comer pan y beber leche será cosa de ricos, como sucede en Cuba o en Venezuela.

Si aún no han comenzado las expropiaciones es sólo porque lo impide Europa, pero no hará falta acudir a semejante tropelía mientras les animen a seguir subiendo impuestos para financiar el déficit, la deuda y todas las barrabasadas que acumulan.

He contado alguna vez lo de aquel senador republicano de Florida que preguntaba a su auditorio: “¿Saben por qué razón los gobiernos gravan el éxito con más impuestos? Por la misma razón que Jesse James robaba bancos: porque es donde está el dinero. ¿Acaso alguien se atrevería a gravar fiscalmente el fracaso o a un parado?”, decía. En el sanchicomunismo, la respuesta a la última pregunta es también afirmativa porque piensan robar hasta en las chozas.

Lo quieren todo en su bolsillo antes de salir huyendo. ¡Que no escapen!

He dicho.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *