Por encima de la Ley: el Real destierro

Pedro Sánchez dice que Juan Carlos I ha perdido la oportunidad de pedir perdón. Está claro que lo de Sánchez no tiene límites, destierra a un rey de España situándose por encima de la Justicia y encima quiere que este pida perdón por unos supuestos delitos de los que ha sido exculpado por diversas razones, que van del archivo por prescripción y porque dado el momento del supuesto delito este no existía, gracias a la inviolabilidad constitucional de los reyes de España.

Es lo que tienen estos republicanos de izquierda y derecha, primero declaran inviolable al rey por mandato constitucional para luego cortarle la cabeza por gustarle las señoras y por ir a Bousana a cazar elefantes. Por lo del elefante, su señora y su hijo, que son animalistas y castos, le hicieron pedir perdón públicamente y lo pidió aguantándose la risa que le provocaba el asunto.

Dos años después de pedir perdón y siendo presidente del gobierno Mariano Rajoy Brey, le obligaron a abdicar y el gobierno del PP le otorga el tratamiento de Rey Emérito, tratamiento de lo más chusco ya que los reyes, aunque abdiquen siguen siendo reyes, incluso para la eternidad. ¿Se imaginan llamar emérito a Carlos I de España y V de Alemania?

Como a cada cual hay que darle lo suyo, al PP hay que reconocerle la autoría de la humillación pública de Juan Carlos I, de su abdicación y dadas las facilidades que puso Mariano para la moción de censura contra él, también se les puede adjudicar las investigaciones iniciadas por la Audiencia Nacional, contra el rey Juan Carlos en septiembre de 2018, y que una vez archivada por inviolabilidad del investigado, fueron continuadas por la Fiscalía Anticorrupción y después por el Tribunal Supremo, que ha terminado archivándolas por la inviolabilidad en unos supuestos, en otros por prescripción y por no existir el delito fiscal denunciado.

Las actuaciones del PP de Mariano en el asunto de Juan Carlos I no pudieron ser más torpes y si se las fue marcando el hoy rey y su augusta madre él les debería haber disuadido de la torpeza de obligar a Juan Carlos a pedir perdón por cazar y por sus líos con señoras de buen ver, porque sabido es que las cañas se vuelven lanzas y en este caso más que lanzas están resultando ser cargas de dinamita contra la monarquía cuya actual cabeza visible sigue tirándose piedras sobre su propio tejado con el absurdo comunicado emitido tras la visita a San Jenjo del desterrado rey Juan Carlos I, al que su hijo y Sánchez, erigidos en jueces, le levantaron el castigo por unos días y cuando han visto el cariñoso recibimiento popular que ha tenido el desterrado, se están pensando si dejarle que vuelva a las regatas gallegas del próximo 10 de junio.

Ya veremos qué pasa con todo esto, aunque lo que está claro es que resulta intranquilizador y muy desasosegante vivir en un país en el que el jefe del estado y el gobierno se ponen por encima de la Ley y condenan al destierro a quien no ha sido condenado por ningún tribunal.




 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *