No les gustan las gestas, sino las morisquetas

No juegan una pelota limpia ni a chancletazos. A un zurdo lo puedes someter a sesiones intensivas de razonamientos, pero jamás atiende a nada, porque sus dogmas le incapacitan para pensar, con el resultado infalible de que da igual lo que les digas, porque te devolverán siempre una bola con el efecto envenenado del sectario y el demagogo que les habita dentro.

A veces, cuando la evidencia les arrasa, se camuflan y practican eso que los musulmanes en tierra extraña llaman la “taqiyya”, un permiso para disfrazarse y proclamar lo contrario sin que los suyos se lo tengan en cuenta en el futuro. Por ejemplo, cuando Pedro Sánchez cubría el fondo de sus mítines de campaña electoral con una bandera de España descomunal, de 60 metros cuadrados. Y ya ven.

En aquel momento, con el catalufismo sublevado y el resto de españoles hasta las narices de las tropelías, rebeliones y traiciones de los indepes y con el PSOE enfermo por las dudas que suscitaban en el electorado, las circunstancias le aconsejaron al líder del fullerismo patrio utilizar el camuflaje y envolverse en la bandera como un buen chico de Vox.

Lo dicho, todo es farsa, mentira o impostura, pura gestualidad inane, aunque a veces las situaciones le recomienden aparentar lo que no harán. Vuelve a suceder ahora a propósito de la celebración por el V Centenario de la primera vuelta al mundo, donde el Ayuntamiento ha querido aparentar que se sumaba a los actos de la efeméride pero cuya contribución ha sido tan roñosa como lamentable y de ahí procede el fiasco sostenido durante dos días, de espaldas a los sevillanos.

En casi cada acto que se ha organizado, el Ayuntamiento no ha tenido nada que ver, ni se ha molestado en organizar nada al respecto, simplemente porque les produce sarpullidos esa y tantas otras hazañas de los libros de Historia, aunque al mismo tiempo han hecho verdaderos esfuerzos por vender la moto de que eran ellos los que habían programado u organizado algo, como así lo reflejan las convocatorias y llamamientos emitidos desde su gabinete de Prensa.

En realidad, casi la única labor municipal ha consistido en poner el cazo para intentar sacar el rédito propagandístico o pecuniario que pudiera reportarles lo que otros organismos o empresas habían diseñado por sus propios intereses o, como en algún caso, de las agrupaciones y asociaciones que recrean actos cívicos, por su mera voluntad de participar de manera altruista en la recuperación de los hechos históricos. Pero nada más. En la cabalgata del Orgullo Gay, en cambio, el Ayuntamiento sí que pone interés y medios para que se celebre.

Aquí les bastaba con aparentar, hacer morisquetas del engaño y de la farsa, y les ha salido el tiro por la culata, porque miles de sevillanos han sufrido las consecuencias de un despropósito tras otro y donde quisieron atribuirse una programación que no habían diseñado ellos ahora figuran como los causantes de una mamarrachada que ha durado dos días y que ha frustrado las expectativas levantadas en millares de ciudadanos con unos llamamientos que no guardaban relación alguna con lo que iba a suceder. Se lo tienen merecido.

Hasta aquí la parte más visible y anecdótica del caso, pero es que si repasas el fondo de la cuestión, lo que te encuentras es que al equipo de gobierno de la ciudad se la repampinflan por completo Elcano, la vuelta al mundo, la Marina española, la gesta colosal, el significado histórico, el orgullo por las cosas que nos unen y todo eso que a ellos les parece de fachas.

Como no pueden reconocerlo abiertamente, porque la demoscopia electoral les pasaría factura, esta vez se quisieron sumar, aun del modo que lo han hecho, pero enseguida les asoma el cartón del trampantojo y se ponen a argumentar que si aquellos eran héroes (lo dicen con la boca chica de los tramposos que se disponen a meter el “pero…”), más aún lo serían esos nuevos ‘héroes’ de nuestro tiempo que se montan en una patera y sobreviven de cualquier forma a costa, incluso, de generar un desaguisado o de acceder a prebendas a cuya existencia no han contribuido ni de pensamiento.

Les duele en el alma que España disponga de una Historia de primera magnitud que nos identifique y nos permita sentirnos orgullosos de los lazos comunes, de modo que prefieren aplicar el disolvente de la demagogia y convertir en heroicidad la mera desgracia de quien sólo trata de salvar su mera subsistencia, sin más propósito ni otro afán colectivo que el de intentar ganar un sueldo o una subvención.

De ese modo, igualando en su presunta heroicidad al miserable desgraciado, víctima de sus circunstancias, con quienes derrocharon la propia vida con un propósito común que ensalzaría los objetivos de un grupo, de la Ciencia, de la Historia o de una Nación, lo que pretenden es devolvernos a todos a los tiempos anteriores a Juan Sebastián Elcano, achatando otra vez la redondez del planeta para convertirlo de nuevo en una torta con su burdo pensamiento lacrimógeno y fullero de conmiseración que no parece distinguir el significado de un esfuerzo colectivo y menos aún el de una idea de Estado-Nación.

Despotrican contra la caridad, a la que prefieren denominar solidaridad porque les parece una cosa más laica, pero en realidad lo que les ha molestado siempre de la caridad es que se trataba de una virtud que en lo más materialista siempre practicaban otros cuando lo que aspiraban era a ser ellos los que la ejercieran en busca del reconocimiento y el vasallaje, pero no con sus propios medios como se hacía antaño, sino, a ser posible, con el dinero ajeno: es decir, su verdadero objetivo era y es el de tomar el poder para usar como benefactores medievales o caciques renancentistas los fondos usurpados a otros mediante los impuestos y para lograrlo, si es preciso, lo trufan con lagrimitas de beata aunque hayan permanecido casi 40 años sin mover un dedo para acabar con las bolsas de miseria de la propia ciudad.

La impostura, señoras y señores, es esa cosa que practican siempre los impostores. No les gustan las gestas; se conforman con los gestos y con envenenar las bolas.

He dicho.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *