Narciso en Moncloa

Sánchez siempre me ha parecido un personaje nefasto y una ridícula caricatura construida a base de mentiras, cinismo y posados fotográficos de vergüenza ajena. De sus mentiras y traiciones (la traición va ligada a la mentira) es imposible hacer recuento pues son incontables, aunque creo que alguien debería escribir un libro sobre ello. Alguna vez he escrito por aquí que su táctica es abrumar con imposturas e ilegalidades constantes a la sociedad e instituciones democráticas, de tal modo que seamos incapaces de digerir tanta exposición a burradas y finalmente quedemos noqueados. Las barbaridades de ayer son sepultadas rápidamente por las de hoy y así pasan impunemente los días.

Creo que es lo que esta ocurriendo desde que llegó al poder, pues no hay sistema que aguante la erosión constante a la que está sometida la democracia española. Sánchez lo sabe y por eso persiste. Sabe de manuales de resistencia y si algo no puede negársele es su capacidad de seguir su camino ‘con la seguridad de un sonámbulo’ (el entrecomillado se atribuye a un conocido personaje histórico del pasado siglo).

Lo de sus posados fotográficos es ya un añadido – en absoluto superficial – que enfatiza la naturaleza egocéntrica y enfermiza de este sujeto. Es un narcisismo de manual y su espejo (o estanque) son los medios que financia y por ende controla y el aparato del Estado, paulatinamente cooptado por Su Persona. Objetivamente Sánchez es un hombre apuesto y eso no voy a discutirlo. También lo es Patrick Bateman, el protagonista de ‘American Pycho’ (2000). Sánchez es alto, delgado, bien parecido y con una buena voz acostumbrada a escucharse y a expeler humo con la soltura del trilero. De entrada cuenta Sánchez con atributos que indudablemente ayudan a triunfar, lo que pasa es que su vanidad patológica ha corroido con el ácido del ridículo una ventaja competitiva que la biología le regaló.

 

 

Recuerdo perfectamente el bombardeo de posados con que su gabinete de prensa nos invadió desde el primer día (he creado en Facebook un álbum ‘ad hoc’: Sánchez, ese hombre’): Sánchez haciendo footing en Moncloa (¡hola sanotes!), Sánchez acariciando amoroso a su perro (¡hola animalistas!), Sánchez con gafas de piloto y mandíbula apretada en su Falcon, mientras un escudero le muestra cruciales papeles de Estado (¡hola parias de la tierra!), Sánchez rodeado de ministras que lo miran de reojo y arrobadas (¡hola feministas!), primeros planos de las manos nervudas y ‘determinadas’ de Sánchez (¡hola indecisos y centrocentradísimos!), Sánchez persiguiendo al anciano Biden (¡hola Mr. Marshall!) y la más reciente y probablemente más ridícula: Sánchez sacando morritos mientras simula hablar con un teléfono de baquelita durante la crisis ucraniana (¡hola Doctor Strangerlove!). Parafraseando a Marx, el bueno, ‘surgiendo de la nada, alcanzó las mas altas cimas de la miseria’. Pues hay que ser miserable a la par que patético para entretenerse con un posado propio de serial turco, mientras la UE afronta una crisis de envergadura.

Lo que a menudo olvidamos es la trastienda de esta avalancha de fotos: todas ellas han sido ordenadas, seleccionadas y aprobadas por Su Persona. Todas. No hay una sola de esas vergonzosas imágenes de encargo de este narciso patológico que no haya sido cuidadosamente elegida por el. Soy incapaz de imaginar las horas que ha invertido no solo para desarrollar las sesiones sino para revisar cuidadosamente en cuál de las fotografías se muestra su perfil mas bello, menos picado de viruela, su arqueo de ceja mas profundo e intelectual, su mandíbula mas marcada ante el peso de la responsabilidad de gobierno, su mirada mas clara y limpia como si fuera un plagio de JFK con olor a fritanga de KFC. Hay que imaginarlo en esos momentos, rebuscando y cotejando entre decenas de fotografías, preguntando a su séquito en cuál se ve mejor, comparando entre las finalistas en cuál de ellas irradia esa determinación propia de los grandes estadistas que ya no existen en occidente porque gente como Sánchez los parodia involuntariamente y nada como la burla para demoler lo más sólido.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *