Moción contra Vox

Los insultos y descalificaciones contra Vox y su moción de censura, expelidos por la coalición progresista que mantiene al Gobierno y sus terminales mediáticas, eran previsibles. Sin embargo, y pese a la probada antipatía que también profesan hacia Vox, no lo era tanto el despliegue de artillería desarrollada estos días por las otras terminales próximas al PP, e incluso desde las que se proclaman independientes.

Desde estos ámbitos, políticos, periodistas y opinadores, no sólo no se han ahorrado ninguna ridiculización acerca de la moción y de Vox, sino que lo han hecho repitiendo consignas tan faltas de originalidad (ópera bufa, chirigota, mala broma, farsa, mascarada, charlotada, astracanada, sainete, circo, etcétera), que llegan a igualarse en sus diatribas contra el partido de Abascal, con sanchistas, socialistas, podemitas, neocomunistas, separatistas y filoetarras.

Pero lo que resulta muy llamativo, es que los ataques a Vox procedentes de los programas y tertulias de televisiones y radios más influyentes, se encuentren sin apenas contestación, pues, curiosamente, este partido carece de defensores en ellos, pese a ser la tercera fuerza política con 52 diputados y 3.656.979 votos en las últimas elecciones generales; a diferencia, por ejemplo, de Unidas Podemos que, con 35 diputados, siempre ha contado con «representantes» en esos medios.

Analizando lo mucho que los ámbitos peperos y socialistas se irritan y agitan contra Vox, se diría que este partido ha venido a chafarles el chiringuito del ahora tú, ahora yo, que tan bien les venía funcionando.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *