Como en todo viejo palacio en el de la Moncloa se dice que aún se cree ver las sombras de aquellos que antes que Sánchez ocuparon sus estancias, y últimamente aparte de sus sombras se escuchan sus susurros que no dejan dormir a Pedro el bello a cuenta de su apuesta por sacar a Franco del Valle de los Caídos.
Se dice que los múltiples asesores del no votado Presidente hilan frases inconexas escuchadas allí y allá para tratarle de dar sentido al mensaje de los ancestros y que de entre todas sobresale por su claridad “Mira Pedro que si esta incorrupto…” y lo curioso del caso es que algunos llegan a afirmar que tiene un inconfundible acento leones.
A resulta de aquello ya ha habido entre los pelotas más afines quienes buscando suplir su ignorancia histórica con la consulta en wikipedia le han recordado al renacido Pedro que Franco fue agraciado por el Papa  Pio XII con la Suprema Orden de Cristo, creada para premiar especialísimos  servicios prestados a la Iglesia Católica entre los que estaban haber impedido la continuación de las matanzas de sacerdotes y monjas perpetrados por los miembros del Frente Popular, haber puesto freno a la quema de templos y conventos a la par que restaurar en toda su dignidad el culto católico en España.
Por ello anda desde entonces el Presidente cabilando su decisión pues aparte de lo anterior es conocida la profunda fe católica que profesaba  Franco de forma pública y privada, y si bien no sucedió lo que Fernando Vizcaíno Casas anticipó en su novela “Y al tercer año resucitó” bien pudiera suceder que al exhumar su cuerpo resultará que el mismo estuviera incorrupto.
Y de producirse dicho prodigio, primero sería imposible ocultarlo en un pueblo tan cotilla como se ha revelado el nuestro y lo que es peor daría pábulo a cualquier teoría aparte de que no faltaría quien propusiera al Santo Padre su elevación a los altares en calidad de Santo o al menos beato y no faltarían riadas de fieles que acudieran en peregrinación al calor de tan extraordinario suceso.
En estas cuitas andan el inquilino y sus cuates en Moncloa no vaya a ser que una vez más por no dejar en paz a los muertos sea un Presidente socialista por accidente el que haga que Franco como El Cid Campeador ante Valencia gane batallas después de muerto”