Más fuertes

Me parece una desvergüenza el lanzamiento de la campaña publicitaria del “Gobierno”. Como si se tratara de la Lotería de Navidad… ellos nos traen la felicidad. Un vídeo para lavar una imagen a nuestra costa. Una campaña miserable ante 40.000 muertos, 8 millones de parados, los ERTEs sin cobrar, los negocios cerrando, las filas interminables ante los bancos de alimentos, la educación por los suelos, los autónomos ahogados… para qué seguir la lista si el que no quiere ver, no ve.

Hablan de “pequeñas victorias”, ¿qué victorias? ¿Las de los morgues que no hemos visto? Y continúan con un “allá voy”. ¿Adónde voy? ¿Al cementerio a visitar a mis muertos porque no pude enterrarlos en condiciones como a Anguita? ¿O a hacerme un test de los cientos que se han hecho los ministros mientras nuestros abuelos morían en una agonía interminable de sufrimiento? Adónde, ¿al negocio “Cerrado por defunción”? “Defunción económica” o “Traspaso por coronabildu”, podrían poner también.

Aún se permiten enseñar a una mujer pintándose los labios para taparlos con una mascarilla. Si en algo vamos a ahorrar las mujeres es en barras de labios. Claro, que el lenguaje inclusivo no aparece en esta propaganda por ninguna parte. Será cosa de hombres, como el Soberano.

Pero lo peor del vídeo es su final. Los sanitarios y la Guardia Civil aplaudiéndonos a nosotros mientras salimos de casa. Un absurdo. Una pantomima llena de demagogia barata ante la pobreza, la angustia, el dolor, el paro y hasta la censura y la libertad. La alegre familia, y uno más… Ése más que en breve montará el numerito en urgencias cuando llegue el recorte sanitario y lo manden con una cita para dentro de diez meses. Y habrá votado al PSOE, sin duda.

Así se empieza, señores. Así se adiestra a un pueblo que avanza hacia una “nueva realidad” que nos va a dar fuerte. Una realidad que el Gobierno no quiere que veamos, por eso la llaman “nueva”. Esto es más viejo que Matusalén. Una realidad que en Venezuela no vieron hasta que les dio en toda la boca del hambre. Una asquerosa “realidad propagandística” tan falsa como las mentiras que llevamos tragando durante más de dos meses. Mentiras que han puesto nuestras vidas en peligro, no mentirijillas de adolescentes pillados in fraganti. Adolescentes en una manifestación morada mientras escondían el castigo del profesor por no haber hecho los deberes. Y ahora estamos fuertes…
No, no estamos más fuertes. Estamos a punto de reventar.

Vean el vídeo y aplaudan mientras sonríen de felicidad. ¡Nos ha tocado la Lotería de Navidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *