Los huevos del cuco

Se multiplican tanto las llegadas a  nuestra nación de los MENA (inmigrantes menores no acompañados), que en 15 meses han duplicado su número superando actualmente los 12.300. En su gran mayoría son menores de origen marroquí; cuyo rey, por cierto, acaba de comprarse un yate por 90 millones de euros. Es decir: no se trata de refugiados que huyan de su país por razones bélicas, hambre, persecución religiosa o de otra clase, etc., sino que en muchas ocasiones se trata de jóvenes problemáticos «animados» por sus padres a venir a «hacer carrera» en España, en viajes pagados a las mafias.

Su creciente número está colapsando los centros de acogida y desbordando los servicios materiales y personales dedicados a su manutención, alojamiento y cuidados, que no pocas veces rechazan. Si a ello añadimos que en algunas comunidades se les conceden ayudas económicas (algunas por más de 600 euros mensuales), y que nuestras leyes penales son excesivamente blandas con las conductas delictivas de muchos de ellos, no cabe negar que estamos ante un importante efecto llamada que irá aumentando.

La ornitología nos enseña que el cuco es un pájaro cuyas hembras ponen los huevos en los nidos ajenos, donde sus pollos acaban expulsando a los huevos y los polluelos del anfitrión ausente o despistado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *