Los de la quinta de la vacuna

Esta semana hubo reunión de amigos… Todos nacidos entre 1954 y 1964, es decir, hoy entre los 55 y los 65 años aproximadamente, o sea, los de la quinta de la vacuna AZ, la última generación, por así decirlo, que estudió en el colegio y hasta en la universidad bajo la dictadura franquista. Nadie, ni uno solo de nosotros, es capaz de recordar ni una sola lección, ni siquiera una vaga referencia, hecha por un profesor o que figurara en nuestros libros de texto mencionando las atrocidades cometidas por las zurdas y los nacionalistas antes, durante ni después de la guerra civil.

Jamás nadie nos contó nada sobre las checas, la quema de Iglesias y conventos, el fusilamiento de curas y las violaciones de monjas, el robo de los tesoros nacionales, el destrozo de imágenes valiosísimas, las venganzas y traiciones a los suyos desde Moscú, la obtusa y ominosa deslealtad constitucional de los revolucionarios, las sacas y los secuestros y las torturas y las mofas por tener una propiedad o por asistir a misa, el saqueo del oro de Moscú, la cuarta reserva de oro mayor del mundo, o del yate Vita… Nada, ni palabra.

Sólo al morir el dictador empezamos a conocer y a revisar lo sucedido. En ambos bandos se cometieron atrocidades, aunque en el bando zurdo comenzaron desde la misma proclamación de la República y en el otro apenas casi como consecuencia de la guerra y la posterior represión.

Lo cierto es que nada de eso nos contaron, ni lo uno ni lo otro, y es obvio que habrían podido sentirse legitimados para hacerlo. No lo hicieron. Y creo que fue por pudor, por alguna clase de decencia que les recomendaba no incidir en el relato de la barbarie pues barbaries perpetraron todos. La zurda, una vez más, miente. Los que fuimos testigos de aquellos años damos fe de que nos trataron con más respeto intelectual que estos zurdos que ahora quieren contarnos su milonga triste…

He dicho.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *