Los ataques al Rey buscan la destrucción de la industria española. El sueldo de Begoña Gómez proviene de esos mismos fondos del Golfo Pérsico

Vamos a ver qué es la Fundación Lucum, de la que se habla estos días sin explicar de qué va el tema.

Casi todos los países del Golfo dependen en gran medida de la defensa estratégica de la OTAN, y la Base de Rota es imprescindible para ellos.

Estamos asistiendo al acto final de “La venganza de Don Mendo” cuando decía aquello de “¡Ved cómo muere un león / cansado de hacer el oso!” Y estoy convencido de que ha sido Don Juan Carlos, sin duda, el oso de circo de inútiles políticos españoles durante estos cuarenta años, incapaces de fijar una dirección clara para el país en desarrollo y en política exterior. Ha sido el León disfrazado de Oso el que ha dado el espectáculo de domadores infames.

La fundación Lucum es una fundación de la que hace ya años tengo alguna información creada a instancia del Rey de España para proteger intereses comerciales con algunas monarquías del Golfo Pérsico.

Recordemos que su capital ha salvado a algunas de las empresas agrícolas más importantes de España y a otras empresas españolas que son gestionadas directamente por las actuaciones de ese fondo del que se habla,

Dicho fondo soberano, en este caso de Abu Dhabi, adquirió Cepsa –la segunda petrolera española y otras marcas han seguido la misma suerte. Así, por ejemplo, la energética Iberdrola no ha podido escabullirse de este aumento de la presencia árabe en España y en el año 2013 fondos procedentes de Qatar Holding aumentaron su participación en la empresa con una inversión de 2.021 millones de euros.

En 2011, la sociedad International Petroleum Investment Company (IPIC), propiedad al 100% del Emirato de Abu Dabi, llegó a un acuerdo para comprar el 100% de Cepsa, la segunda petrolera española. El precio de 28 euros por acción que se pagó supuso en su momento valorar la empresa en unos 7.500 millones de euros. IPIC ya era el segundo accionista de Cepsa con un 47,06% de su capital, por detrás de la francesa Total, que aceptó vender su participación.

También en 2006 y en el sector energético, Qatar Holding entró en Iberdrola. La eléctrica española acordó entonces con el fondo soberano del emirato su entrada en el capital con una participación del 6,16% tras una inversión de 2.021 millones de euros. En 2011 elevaría esta participación hasta el 8,4% y en 2013 hasta el 9,5%. Es decir, se permitió el crecimiento de las Empresas Españolas inyectando capital y haciéndolas mas competitivas frente a los gigantes franceses con sus nucleares.

Otra de las operaciones de los fondos soberanos de este emirato fue la entrada en Inmobiliaria Colonial. El fondo Qatar Investment Authority, uno de los principales fondos del país, se hizo con el 3,7% del capital de la inmobiliaria. Con esta operación el emirato se garantizó una posición que le permitió acudir a la ampliación de capital de la compañía, así como elevar su participación en la inmobiliaria, ya que como accionista previo tuvo acceso al mercado de derechos de suscripción.

Posteriormente, el fondo soberano de Qatar tomó una participación del 8,55% en el capital social de Société Foncière Lyonnaise (SFL), filial francesa de Colonial, un porcentaje valorado en unos 152 millones de euros en función de los precios de mercado entonces.

El resto vino del aeropuerto londinense de Heathrow, del que Ferrovial vendió un 10% a CIC en noviembre de aquel año y otro 10% a Qatar Holding un mes después. A estas inversiones se le sumó la conversión en acciones de los bonos de deuda que Qatar Holding poseía desde 2010 de Banco Santander, equivalente a un 5% de la división, por 1.953 millones. Cerrado el fondo, el Santander ha tenido que maniobrar después de aflorar 10.000 millones de pérdidas y ya veremos cómo acaba. Esto también se lo debemos a este Gobierno, que ha dejado a la Corona, jodida y ha tenido que cerrar estos fondos.

Sólo en 2013, las dos grandes operaciones hechas por este tipo de fondos han sumado cerca de 1.500 millones de euros. Temasek, fondo soberano de Singapur, que aumentó un 5% su participación en Repsol, por valor de 1.036 millones, y el qatarí Qatar Holding, que adquirió por 200 millones de euros el ya citado Hotel W.

Ramsi Jazmati, director adjunto a la Presidencia del Instituto Choiseul de España, señalaba no hace mucho que “Estoy buscando grandes inversores que quieran ganar muchísimo dinero en mis proyectos y patentes. Mi S.E.A. crea y superproduce agua potable indefinida las 24h del día, si, las 24h del día y sin sol” a través de esa fundación. Una oportunidad de negocio y de desarrollo industrial para el país, que estaba vedado a otros países del mundo.

Gracias a este centro de estudios, formado precisamente a través del Rey de España con las Monarquías Árabes, es de donde cobra Begoña, sí, Begoña la mujer del presidente Sànchez, 6000 euros al mes sin aparecer por allí.

Así pues, manda cojones con la asquerosa prensa. Una prensa como Público o La Sexta, que cobró en un sólo año, de subvenciones de Zapatero, tanto como cuesta mantener la monarquía en este país durante 94.6 años.

Público y La Sexta son uno de los periódicos y grupos editoriales más infames que puedan existir en el mundo occidental y tan demencial que tiene su capital en Luxemburgo cobrando de todos los españoles, al igual que ocurre con el Grupo Prisa y todos estos paniaguados de la democracia que no han olvidado su condición de judas y que lejos de informar adecuadamente se dedican a atacar de nuevo los cimientos del crecimiento industrial de España y la expansión natural de nuestra industria.

Van a por la Monarquía por pura Ignorancia, por puro odio a este país que les ilumina a diario. Y, tal vez, los distintos gobiernos españoles deberían empezar a llamar a ciertos periodistas y ponerles a defender el país que otros en las sombras han venido defendiendo en los últimos 40 años.

Pero no es un ataque sólo a la Monarquia, es que con estos ataques franceses y alemanes están desmontando todos los servicios de inteligencia españoles y las relaciones que han ido tejiendo durante todos estos años. Es un ataque a España y a su economía sin la menor duda.

Javier Hernández García


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *