La UNED, esa desconocida

Aquel anuncio en prensa que vi un día de marzo de 1984 me llamó poderosamente la atención. Aparecía en página izquierda en un pequeño recuadro de un diario local, y en él se ofertaban plazas para profesores tutores, entre otras para el Área de Economía y Empresa, en la sede de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Sevilla.

Yo acababa de renunciar a mi plaza de profesor interino en la Universidad de Sevilla por haberme incorporado a una entidad financiera, y ahora se me abría la posibilidad de mantener viva mi vocación docente con un contrato administrativo de dos horas vespertinas un día a la semana. Hasta aquel momento no supe que la UNED en Sevilla se encontraba en uno de los edificios de la antigua Universidad Laboral, con una dotación mínima de personal administrativo y magníficos profesores que compartían su vida docente con esta pequeña dedicación extra.

Los primeros cursos me confiaron las asignaturas de Introducción a las Ciencias Económicas y Empresariales de Acceso para mayores de 25 años, y a diferencia de las aulas donde había impartido clases anteriormente, todos los alumnos me superaban en edad, traían años de experiencia laboral y asumían esta etapa de sus estudios con un coste de oportunidad elevado, pues renunciaban a su merecido ocio o a estar más tiempo con su familia, por aumentar su formación.

Aquella forma de enseñar no tenía nada que ver con la que había practicado en la Universidad de Sevilla: los textos eran unidades didácticas, elaborados para que el alumno aprendiera por sí mismo, con indicación de los objetivos de cada tema y ejercicios de autocomprobación, y el tiempo dedicado a la docencia presencial no era para impartir clases, sino para resolver dudas, realizar puestas en común y, sobre todo, motivar a los que venían al Centro Asociado para que no cayeran en el “síndrome de la soledad del corredor de fondo”.

Los grupos eran heterogéneos en edad y formación, muchos alumnos aspiraban a ser universitarios tras haber abandonado sus estudios en el BUP o haber cursado Formación Profesional; otros venían de pueblos y no se habían podido costear una carrera en su día, pero había un factor común: todos acudían con la ilusión de aprender.

Así, curso tras curso, iba renovando mi nombramiento anual de diez meses (en julio y agosto se suspendía la relación), me asignaron materias del Área de Finanzas previa obtención de la venia docendi, y pude ver como la nueva Universidad Pablo de Olavide ocupaba nuestras dependencias y nos teníamos que trasladar en 2001 al Instituto Hermanos Machado de Montequinto, en el curso 2003-2004 al colegio público Huerta de Santa Marina, en el curso 2005-2006 a un edificio de la Junta en la avenida San Juan de la Cruz (Palmete), y ya en 2018, por fin, a la actual sede del antiguo Instituto las Aguas del Polígono de San Pablo en la calle Jericó, un barrio humilde de la periferia.

De ser el profesor tutor más joven de la plantilla he pasado a ser el más veterano, y es ello lo que me ha llevado a escribir estas líneas en un año como el actual, donde la UNED cumple cincuenta años desde su creación en España. Hoy día tiene distribuidas por todo el territorio nacional sedes que desarrollan, bajo la dirección y en colaboración y coordinación con las Facultades, Escuelas y Departamentos centralizados en Madrid, su actividad docente, investigadora y tutorial. En los Centros Asociados se imparten de forma presencial y telemática las tutorías, se orienta y asiste a los estudiantes, se ofrece el servicio de biblioteca, se desarrollan actividades de Extensión Cultural, se organizan y llevan a cabo las pruebas presenciales y se realizan las prácticas de laboratorio. El que suscribe puede dar fe también como alumno que logró la licenciatura en Psicología gracias a su flexible oferta educativa.

No por casualidad, es la Universidad con más alumnos matriculados de España, y la única que facilita cursar estudios desde el extranjero, permitiendo examinarse en las embajadas o en los consulados por todo el mundo, el mismo día y a la misma hora que lo hacen los estudiantes en nuestro país. Resulta llamativo que el período de pandemia la haya fortalecido, pues su vocación de enseñanza a distancia ha hecho que aumente el número de alumnos y se haya divulgado esta alternativa que para muchos era desconocida, inclusive en el segmento de matriculados con edad entre veinte y veinticinco años, que hasta ahora no era su especialidad.

Tanto en la acepción etimológica de educare (nutrir, alimentar, crecimiento desde fuera) como en la de edücere (sacar, llevar, conducir desde dentro hacia fuera), la UNED viene cumpliendo año tras año su finalidad, siendo la única posibilidad para muchas personas de obtener una titulación universitaria de calidad, homogénea en todo el territorio español y avalada por todos los egresados que al día de hoy ejercen puestos de responsabilidad gracias a los conocimientos adquiridos en ella. Que nadie se quede sin saberlo.

Alberto Amador Tobaja: aapic1956@gmail.com




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

3 Comments

  1. Manuel Perea dice:

    Mi enhorabuena por su artículo, y sobre todo por ser para mi uno de los mejores profesores q, después de 4 años, he tenido en la UNED. Magnífico profesor y magnífica persona. Un orgullo para mí q haya sido alumno suyo.
    Saludos

  2. Charo dice:

    También tuve la suerte de tenerte de profesor, pocos como tú. Con que facilidad y transparencia transmites los mensajes, cómo haces que el alumno te entienda a la primera.
    En todos mis años de estudios no ha habido profesor que te supere.
    Enhorabuena!!! Y muchísimas gracias por todo lo que me enseñaste.
    Un abrazo.

  3. ALEJANDRO dice:

    Me uno a los compañeros, después de un largo periplo, identificado con el símil del corredor de fondo, he finalizado mis estudios y todo gracias a los compañeros y a profesores como usted, que no sólo entendían que las tutorías eran dar una clase de ver, oir y callar, sino que en particular, usted me hacia sentir implicado y mostraba interés por tantas inquietudes y laberintos que se nos presentaban. Muchas gracias y ha sido un verdadero placer ser alumno suyo. Felicidades!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *