La siembra del miedo

Cierto grado de irracionalidad es inherente a todo ser humano; aunque la encontraremos en mayores dosis entre quienes acostumbran a moverse por la vida mucho más por sentimientos gregarios, impulsos e instintos, que por reflexivos procesos racionales. Si además añadimos la demostrada eficacia que alcanza la siembra del miedo para manipular las mentes y conciencias con menor formación, estaremos ante un cóctel extremadamente peligroso.

Cuando se dispone de poderosos medios de comunicación, proclamar la inminente amenaza de un gran enemigo o de un mal apocalíptico sobre la humanidad, suele ser un eficaz resorte para movilizar a la gente en la dirección interesada de quien administra y difunde el miedo. Alarmar y atemorizar facilita mucho la conducción hacia el tobogán por el que acabamos cediendo nuestras inteligencias y libertades a quienes se erigen en liberadores de los terrores que ellos mismos sembraron.

Porque ante una grave emergencia planetaria, todo vale. Todo, menos la disidencia de atreverse a cuestionar la dimensión real de la amenaza o la inadecuada desproporcionalidad de la respuesta.

Y quien se oponga corre el riesgo de ser declarado un peligroso enemigo de la humanidad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *