La imposición de una ideología

Ideología, según el DRAE, es el “Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.”. Pese a que siempre hemos vivido y vivimos influidos por algunas, las ideologías se hallan hoy injustamente cuestionadas; porque haberlas haylas muy positivas siempre que se basen en sólidos soportes morales y racionales, y en el respeto a la dignidad y libertad humana. Lo normal suele ser que las ideologías positivas resulten asumidas paulatinamente y de modo natural por sociedades e individuos, ya sea total o parcialmente.

Sin embargo, las ideologías negativas exigen -para imponerse- formas dictatoriales, así como la persecución y proscripción de quienes osen enfrentarse a ellas (y habitualmente, también la traición y el entreguismo de muchos a los que correspondería oponerse y combatirlas). Lo terrible de estas ideologías es que una vez establecidas, es muy costoso, en todos los sentidos, erradicarlas; y los desastres que generan lastran con una profunda huella a las personas y sociedades que las padecen.

Y este es uno de los riesgos que amenazan hoy a Occidente con la disparatada ideología de género, promovida e impulsada desde altos organismos e instancias internacionales a través de muy variadas medidas y disposiciones normativas, que indirecta o directamente convergen hacia la imposición de unos planteamientos y mandatos anticientíficos y contrarios a la naturaleza humana y a la biología. Comenzando sin pudor desde la manipulación de las mentes infantiles en las escuelas, y bajo la apelación a la libertad, diversidad y pluralidad, acaban condenando penalmente al silencio castrado de quienes cuestionen sus mandatos. Para ello cuentan además con la dócil colaboración de muchos medios de comunicación, dispuestos siempre a hacerles la ola y a permanecer callados mientras observan cómo pasean sus desnudeces por la pasarela de la vergüenza ajena, quienes alardean de ir revestidos de los más selectos, plurales y diversos géneros.

Pero una prueba contundente de la falsedad de esta ideología -al igual que sucede con otras de similar letal naturaleza- es que necesitan perseguir y silenciar a quienes simplemente se atrevan a disentir, de manera racional y argumentada, de la imposición de sus dictados.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *