La festividad de la Inmaculada Concepción

El 8 de diciembre se celebra el día de la Inmaculada Concepción (Fiesta nacional en España) que tiene su origen en el llamado Milagro de Empel, acontecido entre el 7 y 8 de diciembre de 1585. Un 7 de diciembre de dicho año, el Tercio del Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla combatía durante la Guerra de los Ochenta Años en la isla de Bommel contra la escuadra del almirante Holak. La situación era desesperada para los Tercios españoles (cercados, con escasez de víveres, etc), el enemigo propone rendición a lo que el Tercio español responde: «Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos». 

Holak abrió los diques de los ríos que rodeaban el pequeño monte de Empel inundando el campamento de los españoles, cuando un soldado del tercio tropieza con un montículo y escavando se encuentra con una tabla flamenca donde aparece la imagen de la Inmaculada Concepción. Proclamado el hallazgo, le montan un altar improvisado y el Maestre Bobadilla hace encomendarse a los tercios a la Virgen Inmaculada, aquella noche un viento inusual se desató sobre las aguas del río Mosa congelando su superficie, pudiendo pasar así lo tercios españoles y atacar a la escuadra enemiga. Al amanecer del día 8 de Diciembre lograron el triunfo. Desde aquel día, la Inmaculada Concepción es la patrona de los tercios de Flandes e Italia

Sin embargo, no es hasta el 16 de enero de 1761 cuando el Rey Carlos III firma un Decreto-Ley por el que proclama patrona de todos sus Reinos ‹‹a esta Señora en el misterio de su Inmaculada Concepción››. Esta disposición de Ley lleva por título ‹‹Universal Patronato de Nuestra Señora en la Inmaculada Concepción en todos los Reinos de España e Indias››. 

Y es obtenida la aprobación de la Iglesia, el 13 de noviembre de 1892, el ministro de la Guerra pone a la firma de la reina regente, doña María Cristina de Habsburgo-Lorena, la Real Orden en la que se declara oficialmente «Patrona del Arma de Infantería a Nuestra Señora la Purísima e Inmaculada Concepción, que ya lo fue del antiguo Colegio Militar y lo es de la actual Academia General y de un gran número de Regimientos» “ como bien cita el General Dávila en su acertado artículo 8 de Diciembre: solemnidad de la Purísima e Inmaculada Concepción de María, patrona de España y de su infantería”

Y anteriormente es el 8 de diciembre de 1854 (por la bula Ineffabilis Deus) la proclamación como dogma de fe católica la Concepción Inmaculada de la Virgen Santísima

Por todas estas razones históricas, María Inmaculada es hoy oficialmente patrona de España, pero es algo más que eso, porque como vemos en toda la historia de Occidente refiriéndonos fundamentalmente a Europa, siempre encontramos un sentido místico y transcendental que todo ser humano no puede evitar y preguntarse en algún momento, y que siempre sale a florecer en momentos de debilidad y flaqueza, proporcionándonos la FE= la fuerza para seguir adelante, en esta festividad engendrada por María.

María madre de Dios y madre nuestra, independientemente de que creas o no en ella como figura de la Iglesia, ella es ejemplo de madre incondicional, ya que ella es una de las madres más conocidas de la historia  que dijo SÍ sin condiciones ni titubeos a lo que llevaba en su vientre, dijo SÍ a VIDA, con todas las consecuencias, sorpresas y sufrimientos que nos da, que la hacen VIDA.

Su Inmaculada Concepción es defendida hoy por la conocida hermandad sevillana del Silencio con voto de sangre desde el 29 de Septiembre de 1615, cuyo juramento de sus hermanos, está representado simbólicamente en una espada que procesiona cada Semana Santa en nuestra ciudad, protegiendo así su dignidad como cualquiera protegeríamos la de nuestra propia madre a la que tanto queremos cada uno de nosotros y que seguramente siempre está ahí pendiente de ti, en la sombra cada vez que decides acogerla en tus brazos y en tu corazón, la noche del 7 de Diciembre se celebra una de las noches más mágicas de nuestra ciudad, porque procesiona la Virgen por nuestra ciudad y, termina en una vigilia celestial organizada por jóvenes de la Delegación de Juventud de la Archidiócesis de Sevilla a la que tuve la suerte de pertenecer y enriquecerme muchos años de su trabajo por los demás, donde nuestro  Arzobispo de Sevilla nos recordará, que María es la ESTRELLA de nuestro camino, que nos fiemos y fijemos en ella, al igual que nuestra madre, cuando estemos perdido y sin rumbo, que nos preguntemos qué querría ella de nosotros cada día y estaremos cumpliendo con nuestra mejor ley de vida.

Una noche mágica, cuyo broche final son las rondas de la tuna al monumento a la Virgen Inmaculada desde 1952, siendo la Tuna de Perito Industriales la primera que se acercaría a dicho lugar a cantarle una salve a Nuestra Señora, salves y cantos a la Virgen en la Plaza del Triunfo y por las calles del Barrio de Santa Cruz, que traen recuerdos románticos de época Cervantina, Bequeriana, de Don Juan y Doña Inés, que pasaron por nuestra ciudad y la vestimenta de su tuna viene a recordar, rondas a la Virgen y al amor, que son el mejor regalo que te puede dar Dios.

Y me despido de ustedes con la frase con la que termina el General Davila en el artículo citado anterior: 

“Patrona augusta de España, purísima concepción, escucha nuestras súplicas, protege a tu nación”




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *