La fácil telebasura

Dicen los concursantes que han pasado por la isla de «Supervivientes», que el hambre y las carencias e incomodidades que allí padecen, hacen que las relaciones que más le gusta explotar a Telecinco no resulten apetecibles. A pesar de ello, quienes dirigen el programa, intentando siempre provocar lo sicalíptico, son capaces de premiar a los personajes menos ejemplares, si así obtienen imágenes de algún escarceo sexual o algo extrañamente similar.

La vocación telebasura que ha ido adquiriendo esta cadena propiciando en algunos de sus programas lo más burdo y soez, acaba imponiéndose fácilmente por encima de opciones más abiertas a todos los públicos, a diferencia de la televisión que supo hacer el desaparecido Chicho Ibáñez Serrador. Y encima, si alguien se queja cuando la grosería alcanza un calibre extraordinario, enseguida sale al quite algún/a presentador/a de turno, alegando que lo de educar no es obligación que a ellos les corresponda…, y que ni ellos/as pondrían a sus hijos a ver algunos de los contenidos que producen…

Pero la cruda realidad es que, por ausencia o dimisión de los padres, hace mucho que las televisiones «educan» a gran parte de españolitos. Y que, por tratarse de un poderoso medio capaz de llegar hasta el último rincón de todos los hogares, están muy obligadas a cuidar sus contenidos y, al menos, a evitar la siembra y el fomento de los peores ejemplos de conducta entre la infancia y la juventud españolas

Mas ¿acaso alguien cree que le preocupa mucho la infancia y la juventud española, a Paolo Vasile, el consejero delegado de Mediaset España, el italiano que se va los viernes a Roma con su familia, para regresar los lunes?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *