La difícil papeleta. Podemos (IV)

La difícil papeleta de elegir libremente a quién votar en estas próximas elecciones andaluzas. ¿Qué partido se merece ser votado por sus méritos en Andalucía? ¿Qué candidato defiende con argumentos de peso su proyecto para Andalucía?

¿Qué podemos decir de Podemos que no se haya dicho o escrito ya?

Podríamos hablar del movimiento 15-M y de sus financiadores, de Juan Carlos Monedero y sus asesorías en Venezuela, recordar de dónde salieron los dineros que dieron impulso a Podemos como partido político, de sus inicios anti-constitucionalistas, anti-capitalistas, anti-OTAN, anti-monárquicos, anti-policías, anti-ejército, anti-casi-todo… proclamados a los cuatro vientos en todas las televisiones por Pablo Iglesia, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Pablo Echenique y otros muchos representantes de Podemos (hemerotecas si son tan amables). Sus ideales políticos están tan anticuados como sus discursos llenos de tópicos comunistas y anti-imperialistas. Para mí no son más que unos perfectos hipócritas con una gran capacidad de embaucar a jóvenes idealistas y a algunos juguetes rotos de la política (léase Jorge Verstringe) con el único afán de trincar y vivir como los ricos y privilegiados capitalistas a los que tanto “odian”. Vean el ejemplo que está dando don Pablo Iglesias con su señora esposa Irene Montero y su chalet de lujo con escolta policial… la “casta” a su servicio.

Teresa Rodríguez se presenta a estas autonómicas como candidata de Adelante Andalucía (Podemos). Esta gaditana me parece coherente con sus principios. Desde antes de ser mayor de edad ya estaba en los círculos universitarios defendiendo su ideario comunista y anti-capitalista. Debe ser una gran trabajadora, honesta, legal y estoy seguro que muy buena persona. Reconozco en ella la inquietud utópica de muchos jóvenes actuales, algunos incluso de mi familia. Me recuerda mis tiempos de Universidad cuando much@s como ella -entonces de la Joven Guardia Roja-  nos daban mítines con los mismos argumentos que Podemos pregona ahora. Todos aquellos troskistas revolucionarios son ahora acomodad@s vecinos con el alma a la izquierda y el bolsillo bien seguro a la derecha.

Lo único que no entiendo es por qué se disfraza de abertzale siendo de Rota.

Conclusión: Yo vengo de vuelta. Gracias.



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *