La difícil papeleta de elegir libremente a quién votar en estas próximas elecciones andaluzas. ¿Qué partido se merece ser votado por sus méritos en Andalucía? ¿Qué candidato defiende con argumentos de peso su proyecto para Andalucía?


El PSOE. No creo tener que pulsar muchas teclas de este Mac para contar la relación entre el PSOE y Andalucía. Después de 40 años de ser gobernados caciquilmente por quienes representan estas siglas estamos a la cola de España en casi todo, mucho más cerca de ser una región norteafricana que europea. Sus dirigentes anteriores están acusados de mala gestión económica por el escandaloso caso de los EREs fraudulentos o por otros similares, pero me temo que esto es solo la punta del iceberg de la corrupción institucional y política que defenestra los bolsillos de los andaluces con el objetivo de mantener la mamandurria de muchos paniaguados con carnet que a su vez tienen la obligación de comprar votos a base de coimas en forma de pagas, subvenciones, ayudas, etc… un auténtico disparate. Además no puedo votar a este partido pervertido que está liderado por un hipócrita perturbado llamado Pedro Sánchez.

Susana Díaz. Personalmente tiene aspecto de andaluza lozana, buena gente y agradable. No muy buena estudiante al parecer. Políticamente es un caso típico de lo que nunca debería ser un político. Afiliada desde joven al PSOE no ha trabajado nunca como “civil”, es decir, siempre ha cobrado dinero del partido para subsistir. Mantiene a su marido con dinero público colocándolo donde menos estorbe. Formada a la sombra de Chaves y Griñán imagínense lo que habrá visto y oído esta buena mujer. Obediente y abducida ha mirado siempre para donde le decían que tenia que mirar (para el “otro” lado) y olvidar lo que no tendría que haber escuchado. Su patinazo épico contra Pedro Sánchez en la lucha por la Secretaría General de PSOE ya debería ser suficiente para haberse ido a su casa a sus labores… pero eso no se contempla en Andalucía. Tanto el PSOE como Susana Díaz mantienen en Andalucía una huida hacia adelante. No pueden dejar que gobierne otros y vean lo que hay en realidad debajo de las alfombras y en los cuartos trasteros de la Junta de Andalucía.


Resultado: Ni mi conciencia me permite votar al PSOE, un partido dañino y malvado gracias a Pedro Sánchez, ni la candidata andaluza debería estar donde está. Por decencia personal debería estar en su casa buscando trabajo como abogada.