La corona hereditaria de Susana

En la política andaluza vamos a presenciar en breve un fenómeno tan fantástico como inédito: la inminente conversión de los socialistas en furibundos denunciantes de todo lo que va mal en Andalucía, de todo eso mismo que nos decían que funcionaba maravillosamente gracias a su gestión.

Asistiremos, por ejemplo, a la denuncia de la desastrosa situación en que han dejado a la Sanidad y la Enseñanza Públicas, a pesar de la meritoria entrega de sus respectivos profesionales. Observaremos asombrados cómo apenas transcurran unos días de constituido el nuevo Gobierno de la Junta, les va a faltar tiempo a la muchachada del  PSOE andaluz para acusar al PP, Ciudadanos, e incluso a VOX, de ser los causantes de la penosa herencia que les dejan.

Y aún nos quedará asombro para oírles justificarse de que, si no pudieron acabar con la endémica corrupción que generaron durante sus cuatro décadas de gobierno, fue porque la maldita derechona y algunos jueces se lo impidieron.

Será un espectáculo memorable ver a partir de ahora a Susana Díaz denunciando lo contrario de lo que nos venía predicando, y quejándose por la lamentable situación de todo aquello que nos vendía como éxitos de su corona; una corona con más espinas que joyas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *