La anomalía éramos nosotros, no Irlanda

Con motivo del referéndum en la república de Irlanda sobre el aborto y la victoria del SI no ha dejado de sorprenderme el tratamiento que en su mayoría le han dado los periódicos españoles señalando que la victoria del apoyo al aborto eliminaba una “anomalía” en el entorno europeo.

Sorprende con que falta de reflexión y análisis las líneas editoriales de los distintos periódicos daban a entender que lo normal es despenalizar y facilitar la eliminación, sin causa alguna que lo pueda justificar, de una vida humana dentro de sus 12 semanas, tres meses, iniciales de vida.

Y se entiende menos cuando sabemos que en nuestro entorno, en nuestro sistema sanitario y farmacéutico hay todo un abanico de medios anticonceptivos – píldora, preservativos, DIU, píldora del día después, etc.- muy económicos, de fácil e inmediata dispensación que impiden un embarazo no deseado a toda mujer que así lo desee.

¿Entonces qué bien jurídico protegemos? Porque antes de esta reforma de pazos existía en España una legislación sobre el aborto que abarcaba las causas que pueden ser más entendibles, malformaciones, violaciones, peligro para la madre que a la vez cubrían la actuación del médico que intervenía en dicha operación. Una legislación que puso en marcha el PSOE y que fue asumida por el PP sin mayor problema porque si ponía dos derechos personales relevantes en la balanza, los de la madre y los del futuro hijo.

Lamentablemente este consenso se rompió y descompenso laminando el derecho a vivir del que está por nacer y no tiene culpa alguna al que se le priva de un futuro en plenitud.

Por ello es por lo que digo que la anomalía no la representaba hasta hace poco Irlanda, y a partir del referéndum, Polonia, Malta, Chipre, sino que la anomalía somos aquellas naciones europeas y sus ciudadanos que hemos abdicado de la defensa del mas indefenso y hemos trivializado un principio tan esencial como es el derecho a la vida. Luego no nos llevemos las manos a la cabeza cuando por el otro lado se defiende la eutanasia activa que no es otra cosa que el suicidio pasivo y que de allí pasemos a la eugenesia donde los que se vayan considerados inútiles sean indefectiblemente eliminados por no sé qué concepto de bien común.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *