La Andalucía del PP sigue plegada al lobby gay y feminista “Padres, no. Guardadores”

La llamada “ ideología de género” lleva tiempo buscando el aleccionamiento y la confrontación en la sociedad a través del lenguaje. En 2017, los padres de menores de los colegios e institutos públicos y concertados de Andalucía se encontraban con un concepto “ clasista” en los impresos de solicitud matrícula. Se pedía el nombre de la niñera o persona que asistía en el hogar, asistenta, o limpiadora que se hacía cargo de los niños. Un dato clasista e innecesario en muchos casos ya que la mayoría de hogares de los colegios públicos no tienen a personas empleadas para esos menesteres.

La realidad superaba la ficción. No pedían el nombre de estas personas. La Junta de Andalucía del PSOE era el nuevo adjetivo para conceptuar a los padres. En lugar del padre/ madre/ tutor o representante legal, en los impresos, aparecía la palabra guardadores. Al pedir, los “apellidos y nombre de la persona guardadora uno” -aclara que es “con quien conviva el alumno/a y tenga atribuida su guarda y custodia”-. También se solicitaban los datos de la “persona guardadora dos”.

La Consejería de Educación de Andalucía, con esta medida, accedía a la petición por parte del lobby gay y feminista que, entre otras medidas, ya había expresado su disconformidad al considerar “discriminatorio” celebrar en los colegios el Día del Padre (o de la Madre) y, en su lugar, reclamaba un Día de las Familias, para conmemorar “la diversidad familiar de nuestra sociedad”.

Las palabras padre y madre tenían un mensaje implícito de “valorar” la importancia de la familia, algo que debía denostarse. Pero es más, el concepto “guardador” incidía en la autonomía del menor respecto a sus padres progenitores, que quedaban relegados al papel administrativo de meros guardadores. Los padres del siglo XXI quedaban desafectados de su vínculo parental -ADN incluido- con quienes comparten vida. Ahora, en relación con sus hijos adquieren la categoría de los guardadores de fincas urbanas, o de los abrigos de las discotecas. Los niños no son de sus padres, son del estado, algo que siempre ha caracterizado a los regímenes totalitarios y que nos recordó recientemente la ministra Celáa.

Lo sangrante es que un gobierno en coalición con partidos que han señalado la importancia de la familia, continúen con esta medida y para la Junta de Andalucía, los padres sigan siendo guardadores. Pero con cierta jerarquía, pues se contempla guardador 1 y guardador 2. Afortunadamente, contemplan la gran delicadeza de añadir lo de “personas”.

En relación con este asunto está la proposición no de ley de Adelante Andalucía para impulsar el día del orgullo LGBTI y el día Internacional contra la LGTIfobia durante los días lectivos de los meses de mayo y junio no sólo en institutos, sino también el educación primaria o incluso infantil.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *