Júpiter caído

Tenemos un Centro Histórico en nuestra ciudad que deslumbra a propios y a extraños, con una gran variedad de monumentos, restos arqueológicos y estilos artísticos, desde el fenicio hallado recientemente en la calle Guzmán el Bueno, pasando por el romano de la Plaza de la Encarnación y otros emplazamientos, el gótico de iglesias y Catedral, hasta el regionalista de Aníbal González en la Plaza de España y otras edificaciones… Todo esto, grandioso por sí mismo, no lo valoraríamos igual si no estuviera acoplado y “adornado” por la arboleda urbana. Lo desconcertante es que este paisaje vegetal no se encuentra en las mejores condiciones, y pondré como ejemplo los diez atractivos árboles de júpiter existentes en la Plaza Nueva y los ocho que se encuentran en el jardín contiguo a la puerta de entrada principal al Archivo de Indias, Patrimonio de la Humanidad. Todos estos ejemplares, principalmente los del Archivo, se encuentran aquejados de enfermedades severas que acaban por extinguir precipitadamente las bellas inflorescencias rosadas de esta variedad. Están atacados muchos de ellos por artrópodos que minan poco a poco la entereza de estas maravillosas plantas que florecen en verano, ya asociadas en nuestras mentes a dichos lugares con interés histórico-artístico del casco urbano hispalense, y pueden provocar a corto plazo sus muertes prematuras. Esperemos que se tomen las medidas adecuadas para preservar estos seres vivos que tanto nos aportan sin exigir mucho a cambio, solo unos cuidados mínimos y el cariño que necesita cualquier ser que conviva con nosotros.




1 Comment

  1. Gabriel dice:

    Sevilla necesitamos personas con mas sentimientos.
    Por lo nuestro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *