Indicadores de un Gobierno en retroceso

Los indicadores nos sirven entre otras cosas para poder valorar la situación de España con respecto a otros países y hacerlo sobre bases objetivas, mensurables y transparentes. No se trata solamente de decir que somos los mejores o los peores si no de poder justificar tales afirmaciones.

Naturalmente no existen indicadores perfectos y en todos ellos pueden encontrarse lagunas o criterios de valoración qué pueden ser cuestionados. Pero su interés radica precisamente en que nos ofrecen una indicación y también unas tendencias a lo largo de los años.

En mi caso llevo décadas estudiando los indicadores de Transparencia Internacional sobre la corrupción percibida en diferentes países, pues estoy convencido de que la corrupción es la primera señal de alarma que anticipa la demolición del Estado de Derecho. Los estudios de Transparencia Internacional son rigurosos y aportan mucha información sobre ámbitos muy distintos de la actuación pública y privada (han llegado a realizar incluso estudios sobre corrupción en el ámbito de la ayuda humanitaria).

Revisar y comparar críticamente estos rankings temáticos creo que es una saludable fórmula para tomar el pulso a las diversas parcelas de libertades que deberían distinguir a un verdadero Estado de Derecho de otros sistemas menos saludables o incluso criminales.

Cuando en muy poco tiempo y en un mismo país – como es el caso de España- se confirma la degradación no de uno sino de numerosos indicadores, hay que ponerse en guardia pues el Estado de Derecho está en riesgo.

La democracia es como un castillo de naipes, sustentado en tres poderes que se controlan recíprocamente, impidiendo o dificultando la tendencia natural del poder que es conseguir el poder absoluto. Cuando uno o varios de esos poderes son controlados por el gobierno (ejecutivo) el castillo se tambalea y la desestabilización afecta el conjunto de libertades. Las democracias no siempre mueren por un asalto al poder violento y revolucionario. Eso son las viejas fórmulas del olvidado siglo XX. Hoy en día las democracias mueren de aburrimiento, inoperancia de sus instituciones y también por el hastío de una sociedad civil dispuesta a comprar cualquier paraíso populista que les devuelva la ilusión. Y de este modo, el poder y sus instituciones son lentamente cooptadas por quiénes desean destruirlas aunque para mantener las apariencias sigan conservando su carcasa externa, vacía de contenido.

Por todo esto los indicadores y los rankings creo que son una alarma muy clara de hacia dónde se encamina a un país.

Y esto creo que no es dramatizar sino constatar una realidad muy preocupante que podría afectar gravemente a nuestras vidas y las de nuestros hijos.

A continuación repaso brevemente algunos de los indicadores más importantes que conozco con una pequeña reseña de nuestra posición relativa y el retroceso sufrido durante el último año coincidente no por casualidad con el desastroso ‘gobierno de retroceso’ del Sanchismo.

ÍNDICE DE DEMOCRACIA: Hemos retrocedido sustancialmente en este prestigioso índice “The Times” aunque seguimos manteniendo una buena puntuación global con 8,12 puntos sobre 10. España obtiene la 22ª posición (de 167 países) en el ranking, manteniéndose en el bloque de las únicas 23 democracias plenas del mundo. Sin embargo el importante retroceso experimentado este último año nos coloca en el borde de las democracias incompletas. La tendencia es claramente a la baja.

Fuente: https://www.thisistherealspain.com/es/espana-en-el-mundo/democracia/espana-se-mantiene-entre-las-democracias-plenas-en-el-democracy-index-de-the-economist

EFICIENCIA SANITARIA: Caemos 11 puestos, desde el 3° hasta la 15ª posición. No es de extrañar si tenemos en cuenta que España es el país del mundo con más muertos por millón de habitantes ocasionados por el Covid. Y aunque no sepamos la cifra real de muertos (otro dato de ineficiencia sanitaria) las cifras cruzadas permiten estimar que son más de 100.000.

Fuente: https://www.elespanol.com/invertia/observatorios/sanidad/20210301/covid-19-elimina-espana-mejores-sistemas-sanitarios-mundo/562444343_0.html

CORRUPCIÓN PERCIBIDA: retrocedemos 2 puestos en el ranking mundial de corrupción percibida. Es una muy mala noticia si partimos de la base de que anteriormente ya ocupábamos una mala posición.

La vacunación anticipada de políticos, la poca transparencia en el manejo de los recursos y el despilfarro en las compras rápidas de material sanitario son algunos de los problemas señalados por Transparencia Internacional.

Fuente: https://www.abc.es/internacional/abci-espana-retrocede-puestos-ranking-mundial-contra-corrupcion-gestion-oscura-pandemia-202101281245_noticia.html

LIBERTADES PÚBLICAS: seguimos manteniendo una buena posición a nivel global (90 de 100) pero en los dos últimos años hemos ido retrocediendo desde el 94 en 2018 al 92 en 2020. Teniendo en cuenta que el informe 2021 nos sitúa en el 90 parece muy clara la tendencia a la degradación de libertades públicas (especialmente derechos civiles).

Fuente: https://freedomhouse.org/country/spain/freedom-world/2021

IGUALDAD DE GÉNERO: En 2021 también caemos 6 puntos en el ranking mundial, ocupando el puesto 14 y saliendo del top 10. Gracias ministra Montero por perder el tiempo con tonterías del tipo “hijos-hijas-hijes”

Fuente: https://www.elboletin.com/espana-cae-seis-puestos-en-el-ranking-mundial-de-igualdad-de-genero/

PRENSA: según el informe anual de reporteros sin fronteras nos mantenemos en un mediocre puesto 29, en una zona intermedia bastante vergonzante para un país como España. Sirva como ejemplo que esa puntuación nos sitúa por detrás de Lituania, Samoa o Namibia.

Fuente: https://www.rsf-es.org/clasificacion-mundial-2020-la-libertad-de-prensa-en-el-mundo/

INDEPENDENCIA JUDICIAL: nos mantenemos en un mediocre puesto 19 en el “Rule of Law Index” pero hay que tener en cuenta que los datos de este informe no contemplan todavía las numerosas ataques del Sanchismo a la independencia del poder judicial.

Fuente: https://worldjusticeproject.org/rule-of-law-index/country/2020/Spain

DESARROLLO HUMANO: nos mantenemos en el puesto 25 de 189 países analizados por el PNUD. La puntuación no es mala pero hay que tener en cuenta que lo que valora el PNUD son condiciones de desarrollo humano tan básicas para cualquier país desarrollado como la esperanza de vida, las posibilidades de escolarización y formación, la capacidad de adquirir conocimientos y la calidad de vida.

Fuente: https://www.elindependiente.com/espana/2021/01/11/espana-el-25o-pais-del-mundo-con-mejores-condiciones-de-vida-para-el-desarrollo-humano/

Y con todos estos datos parece evidente que España aún manteniéndose todavía en la franja de los países avanzados (es muy difícil un retroceso abrupto cuando nuestro país había alcanzado posiciones muy altas tras décadas de construcción democrática), esta desarrollando una tendencia a la baja que si se mantiene constante nos llevará en muy poco tiempo a esa ‘segunda división’ de países con democracias frágiles y libertades públicas limitadas.

Y esta degradación tan preocupante tiene en España un responsable principal: Pedro Sánchez y toda la cohorte que sustenta su “gobierno de retroceso’.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *