Ignorantes

Aquella tarde de agosto de 2007, cuando Antonio Puerta cayó junto a la portería de Gol Sur del estadio Ramón Sánchez Pizjuán, se le acercó un compañero, Dragutinovic, que le auxilió en primera instancia, impidiéndole al recordado jugador del dorsal 16 que se asfixiara con su propia lengua. A preguntarle al final del partido los periodistas al defensa serbio si tenía formación sanitaria, les contestó que había estudiado primeros auxilios como actividad extraescolar en su colegio.

Materias como Sanidad, Derecho y Economía, y de esta última disciplina sobre todo la rama de Finanzas, no se impartían en España en la Educación Secundaria, y aún siguen sin darse unas nociones básicas de las dos primeras, pero entre los muchos cambios habidos en la formación durante la última década, destacan los esfuerzos realizados desde muchos ámbitos por ampliar la educación financiera de los españoles. 

Así, por ejemplo, se han incorporado las materias de Economía General y Economía de la Empresa en el bachillerato; se han habilitado portales como www.finanzasparatodos.es por organismos públicos, como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, para divulgar conocimientos sobre productos bancarios y de seguros, así como de operaciones bursátiles, y son muchas las instituciones financieras (bancos y compañías de seguros) que han creado su propia página de formación para cualquier cliente potencial interesado en conocer más a fondo sus productos.

Mención especial habría que hacer de las publicaciones y charlas de las organizaciones de defensa de los consumidores y usuarios bancarios,  que han ido favoreciendo la extensión de los conocimientos financieros a sus asociados y público en general; las numerosas fundaciones que propician un voluntariado para la educación financiera, y cómo no, el ámbito universitario, donde se ha abierto paso el grado de Finanzas y Contabilidad (también como Doble grado con Derecho o Relaciones Laborales) con un notable éxito de alumnado y posterior inserción laboral, y hasta en el Aula de la Experiencia (Universidad de los mayores) hay un curso al respecto.

La crisis de 2007 y sus posteriores secuelas; el desarrollo del sistema Financiero; las sentencias sobre asuntos de generalizado interés, como las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas y la cláusula suelo, objetos de demandas colectivas; los timos sufridos por los inversores desde chiringuitos financieros, y, sobre todo, las exigencias de formación desde Bruselas a la hora de comercializar productos bancarios y de seguros, han favorecido una aceleración en la formación financiera de la ciudadanía que ha corregido en parte la asimetría existente a la hora de negociar en una oficina bancaria.

El asunto noticiable ahora en los informativos ya no es la prima de riesgo (diferencia entre el interés que pagan los bonos alemanes y los de otro país medida en centésimas) sino la inflación, subida generalizada de precios derivada de un encarecimiento de las fuentes de energía, que  está provocando el alza de precios de todos los productos que incorporan dicho coste (inflación de costes), unida a un alza de la demanda de bienes de consumo después de disminuir las restricciones de la pandemia (inflación de demanda). A esto habría que añadirle el atasco histórico en las cadenas de suministros mundiales como factor agravante.

La histórica subida de la luz ha provocado que la inflación entre octubre 2020 y octubre 2021 haya sido del 5,5 %, un dato que no se conocía desde 1992, el año de la Expo, y es llamativo como diarios de información general y hasta los informativos de televisión abren sus portadas con noticias de índole económica.

Pues bien, he aquí que en unos momentos en que la cultura económica empieza a calar y términos como déficit público, IBEX 35, endeudamiento, inflación, prima de riesgo o PIB, se nos vuelven familiares, al actual gobierno, más preocupado por la ideología que por la formación intelectual de los ciudadanos se le ocurre quitar el estudio de la inflación, el déficit público o los planes de pensiones del currículum de la Enseñanza Secundaria (Diario EL MUNDO del 4 de noviembre).

Conceptos tan necesarios para entender la realidad económica, que había llevado tiempo acercar a los adolescentes, a quienes se les pretende privar de su explicación, resulta que son prescindibles, ¡como si por no nombrar el agua se acabara la sed!

¿Globo sonda para ver la reacción de los docentes, que por cierto ya anuncian movilizaciones? Pues a mi modesto entender responde a una estrategia definida a largo plazo con pasos continuos como el de la ministra de Educación, Sra. Alegría, que anunció por sorpresa el pasado 11 de noviembre el fin de las recuperaciones de la ESO para el presente curso, con lo que le da un “golpe mortal” a las academias.

Los que venían a cambiar la ley de Enseñanza por otra de mejor calidad, los que decían que iban a defendernos de las subidas eléctricas y de la voracidad de los bancos, parecen gobernar sólo para bajar el nivel de los conocimientos de los estudiantes, para reducir la motivación por aprender, y para defendernos de los Tigretones, los Phoskitos y los donuts. ¿Hay alguien que a estas alturas no vea que nos prefieren ignorantes?

Alberto Amador Tobaja: aapic1956@gmail.com  




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *