Hablar mal mola

Hace años, se puso de moda una frasecita, tan absurda como inadecuada, que me estallaba en los oídos cada vez que aparecía. Se trata de ‘¿Sí o qué?’. Como se sabe, era y es una manera de asegurarse de la veracidad de lo que se está escuchando, equivalente a ¿de verdad?, o ¿en serio? Si nos fijamos, la disyunción entre una afirmación y un interrogativo no tiene sentido pero, como tantos otros usos, van filtrándose en la sociedad y se generaliza, o casi, sin plantearnos qué es lo que estamos diciendo y qué queremos decir.

Algo parecido ocurre con las enfatizaciones. Cuando se trata de una cuantificación, se viene usando ‘lo más grande’ y, para rematar el disparate, ‘el infinito y más allá’. No, no son simples hipérboles, sino la impotencia para usar otros términos. La primera es la lexicalización de un comparativo, que no existiría sin los términos de la comparación; y la segunda podría haber sido original la primera vez, pero nunca como uso frecuente.

El hablante tiene necesidad de insistir en lo que expresa y por eso utiliza la metáfora: ‘el tiempo es oro’, ‘está que arde’, ‘eres un sol’, ‘me ha roto el corazón’, ‘estás en las nubes’ y, en se afán, llega a inventarse un superlativo nuevo: ‘No, lo siguiente’. Comprendo que antiquísimo, fidelísimo, paupérrimo, óptimo y tantos otros no están al alcance de quienes no desean alcanzarlos.

Entre todas estas barbaridades, que llegarán a aceptarse, la que más me sorprende es ‘una montaña rusa de emociones’, equiparable a ‘dientes como perlas’, ‘cabellos de oro’, de la tradición más molesta de metáforas gastadas, pero no tiene cura quien no sabe que está enfermo o no quiere curarse.

Por ahora me voy librando de todas, excepto de ‘en plan’ que, de tanto oírlo y a pesar del convencimiento de su carácter inapropiado, sé, lo confieso, que se me ha escapado alguna vez.
El mejor escribano echa un borrón, que también dicen; y a lo mejor lo que está de moda no es hablar mal, sino inventar metáforas.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *