Guarden silencio

Dije que una forma conocida de recaudar más dinero era bajar impuestos, pero alguien respondió que eso era una teoría económica, sólo un mito. (Madrid, con los impuestos más bajos, recauda, al parecer, un 63% más que la media nacional y Andalucía, con una bajada de impuestos considerable, obtiene un superávit de más de 200 millones aun viniendo de un déficit de 800 millones cuando gobernaba el PSOE).

Sostuve que el Gobierno de Sánchez le había hurtado a la Junta de Andalucía 537 millones de la recaudación del IVA; alguien dijo que había que atender a cosas importantes en el conjunto de España y que el gobierno de Moreno Bonilla sobreactuaba al reclamar ese dinero.

Dije que si no se decretó antes el primer estado de alarma fue para salvar la celebración del 8-M; alguien respondió que ese fin de semana también se celebraron otros eventos… (Aún me pregunto si lo que pretendió decir es que tal vez no se decretó el estado de alarma para que se contagiaran los asistentes a un mitin de VOX y los aficionados del Atleti).

Alguien quiso celebrar y aplaudió el nombramiento por primera vez de una mujer, María Gámez, para dirigir la Guardia Civil; dije que no entendía el motivo de celebración si era de uno u otro sexo sin conocer su gestión o sus cualidades. Hoy, su superior, el ministro Marlaska, y ella misma se encuentran al borde de sentarse en el banquillo de los acusados por presunta prevaricación en la gestión de los ceses y nombramientos en el Instituto Armado.

Afirmé que Sánchez mentía de una manera casi sistemática sobre cualquier asunto grave; alguien me respondió que no sabría decir si mentía o si se trataba de errores de cálculo… Maneras de verlo.

Pregoné que la gestión política de la crisis estaba siendo un desastre; alguien me respondió que había que transmitir optimismo a los oyentes y no cosas negativas.

Sostuve que el Gobierno pasó del Mando Único a repartir las competencias entre las comunidades, sin tener éstas instrumentos legales para restringir derechos fundamentales, y así no tener que cargar con el mochuelo de las responsabilidades; alguien lo justificó porque las comunidades exigían ser ellas las que establecieran los criterios y ahora se quejaban (ese gobierno siempre tan atento y tan sensible a los ruegos de las autonomías… Ironía mode On.)

Varios se refieren constantemente a VOX como “populismo de extrema derecha”; quise saber por qué mencionaban a Podemos por su nombre y no como “populismo de extrema izquierda” y nunca nombraron con menosprecio la ideología comunista condenada mediante una resolución de la UE. No obtuve respuesta.

Casi cada día alguien vestía de “limpio” a Donald Trump mientras fue presidente; dije que los resultados de su gestión en cuanto a recuperación económica y empleo eran brillantes; alguien se alarmó por cómo era posible decir algo así en público…

Alguien afirmó que no existe ningún caso de mujer que haya matado a su marido; respondí que sólo con teclear en Google esa frase, “mujer mata a su marido”, aparecen en 0,38 segundos 53.800.000 entradas que responden a ese item, que no incluye novios, parejas, amigos, padres, hijos, etc.

Otro me regañó porque, según dijo, era irrespetuoso referirse a Fabián Picardo como “alcalde de Gibraltar”; le respondí que no era yo quien lo decía, sino el ex ministro de Exteriores, García Margallo, que aquel mismo día en la portada de El Mundo declaraba: “En Gibraltar, se ha dado a un alcalde categoría de ministro”.

Hablar por hablar. O no decir nada. Mejor guarden silencio.

He dicho.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *