Fútbol y separatismo

Si en España existe una pasión movilizadora de masas, desde tiernos infantes hasta a ancianos moribundos, sin distinción de raza, sexo, religión, opinión o clase social, esa es la pasión del fútbol; como acabamos de comprobar en Sevilla con la final de la Copa del Rey y el ingente número de seguidores que es capaz de desplazar tan festiva celebración. Esta circunstancia es hábilmente explotada desde hace tiempo por el separatismo vasco y catalán, que vienen instrumentalizando respectivamente al Athletic Club de Bilbao y al FC Barcelona para sus fines, con la aquiescencia de sus directivos.

Pero llama la atención que tanto un club como otro, así como un importante número de sus aficionados que no desaprovecha ocasión para menospreciar a España y a sus símbolos, sin embargo disfruten hasta el paroxismo cuando consiguen trofeos y campeonatos de la Liga y la Federación de la nación que tanto aborrecen. Como tampoco se comprende que, los mismos políticos que no cesan de reivindicar excluyentes ámbitos nacionalistas para todo y reclaman que sus «nacioncitas» participen en los torneos internacionales, no exijan como objetivo urgente y prioritario la constitución de un Campeonato de Liga propio y diferente del español.

Esto les supondría, además de un inmenso ahorro en desplazamientos, la posibilidad de que ambos clubes conquistasen trofeos con mayor frecuencia. Y todo ello sin necesidad de demostrarnos al resto de españoles, las graves carencias en educación y groseras faltas de respeto de una parte considerable de sus seguidores.




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *