Feijóo, una realidad de cambio y esperanza

Cumpliendo con su papel de Sanedrín de las grandes ocasiones y decisiones del centro derecha español, se ha celebrado en Sevilla, el XX Congreso Extraordinario del PP, resultando elegido presidente nacional Alberto Núñez Feijóo, el heredero del legado de Fraga en Galicia, cuna y esencia del nacimiento de un partido creado para redactar la Constitución de 1978 y con una inspiración clara de ser un partido de gobierno, un partido de estado, cuyo sentido natural es el gobierno de España, desde la concepción de una gestión de la libertad, para servir a los españoles.

Este Congreso Extraordinario de los populares que no ha sido más que la culminación de un proceso iniciado por Feijóo una vez que fuera proclamado candidato por 55 mil avales, como final de un camino iniciado, al ser proclamado candidato en el que recorriendo la totalidad de la regiones españolas, expuso ante la sociedad cuál va a ser su concepción de partido, necesitado de esperanza, en una España colapsada, desnortada y con un gobierno incapaz de resolver las necesidades de los ciudadanos.

Cumpliendo su génesis de ser un hombre previsible y con sorpresas, Feijóo ha dejado claro ante sus compañeros y españoles, que es un hombre de gestión, centrado en realidades y con capacidades avaladas por sus cuatro mayorías absolutas obtenidas en sus 13 años de gobierno, como presidente de la Xunta de Galicia.

Desde ese planteamiento, que en sí mismo es una declaración de principios, Alberto Núñez Feijóo ha dejado claro que ante el “hambre de cambio” que manifiesta la sociedad española ofrece el mejor instrumento que España necesita, el PP, para llevar a cabo una transformación profunda y tranquila, que impida que cada vez que haya crisis, España sea la última en abordarla, quedando en la irrelevancia y desprestigio internacional, porque no hay que conformarse con lo que hay, existiendo otra manera de gobernar, la que ofrece un partido como el PP, preparado desde la fiabilidad, madurez, sentido de estado y un rumbo claro.

En este sentido, Feijóo cree que no hay que conformarse con lo que hay, porque hay otra forma de gobernar, que tiene ganas de ganar, pero sin la ansiedad de llegar de cualquier forma a la meta, sin esperar a que los partidos de gobierno, pierdan. Todo esto, se debe hacer desde el entendimiento, tanto en el seno del PP como con los españoles, con la voluntad de que sea un gobierno para los españoles y con los españoles.

Por otro lado, el líder de los populares avanza que mientras esté en la oposición, hará lo posible para que a España le vaya mejor, porque los adversarios son los rivales políticos, no siéndolo España, que necesita rectificar lo que se hace mal, agilizar las medidas que los españoles necesitan, cesar a los ministros que hacen oposición desde el gobierno, o bajar impuestos a la energía.

Tampoco el capítulo ideológico ha dejado de ser previsible en Feijóo, porque desde el Europeísmo, pretende colocar a España en el lugar que corresponde, lugar que le ha dado la historia y posicionamientos indispensables en la construcción política, mientras que diciendo que ser español es vibrar escuchando las notas de nuestro himno, es imprescindible reconocer el sentido autonómico de los populares, puesto que desde la diversidad de sus territorios y culturas, se refuerza una España de todos y para todos, sin que existan carnets de ser más español que nadie, reconociendo sus singularidades culturales, idiomáticas, que todas ellas confluyen en el proyecto común que supone España. 

Como Alberto Núñez Feijóo es un hombre de hechos y no sólo de palabras, todas sus pretensiones, capacidades, inquietudes, se han visto ejecutadas de cara al futuro con realidades comprobadas, como ese eje político de sensatez, bien hacer, resultados positivos que suponen las actuaciones en la gestión del PP en lugares como Galicia con cuatro mayorías absolutas, además de Andalucía en donde después de 37 años de socialismo, se ha conseguido que con el trabajo encabezado por Juanma Moreno, sea el vivo ejemplo de cómo es, cómo trabaja y los resultados que obtiene el PP, cuando remangado, gobierna con todos, para todos, sin olvidarse de Madrid, la región que lidera España desde su “otra manera de hacer política”. Por ello, en sus equipos están personas tan decisivas en sus pretensiones como Miguel Tellado desde Galicia, Carmen Navarro, desde Albacete y Castilla La Mancha, Pedro Rollan, alcalde de Torrejón de Ardoz representando a Madrid, Esteban González Pons con responsabilidades institucionales, y el brillante representante andaluz como responsable de temas económicos, Juan Bravo Baena, en la actualidad consejero de Economía y Hacienda. 

Alberto Núñez Feijóo ha hecho que este Congreso en Sevilla, haya estado lleno de emociones, sensaciones, lágrimas, alegrías, fuerza, compromisos e ilusiones en la familia de los populares, que sufre mucho cuando vienen mal dadas, pero que se recompone de inmediato para convertirse en el alma de la libertad, en el engranaje que busca el sentido de estado en todas sus acciones desde el espíritu de servicio a los demás y sobre todo en un bloque sólido de unidad porque en sus genes está escrito a fuego que ESPAÑA ES LO ÚNICO IMPORTANTE, ofreciendo lo mejor de su capital humano Alberto Núñez Feijóo a una sociedad que necesita confianza, esperanza, ilusión y realidad, junto con una seguridad inmediata en la mejora de posibilidades, prosperidad y futuro que merecen los 19 sentimientos que confluyen en el objetivo de que PARA ESPAÑA, FEIJÓO ES UNA REALIDAD DE CAMBIO porque se necesita que LO HAGAN BIEN. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *