España debería pedir perdón

España debería pedir perdón por haber sido una de las primeras naciones que se constituyó, sin permiso de nadie y venciendo una invasión musulmana.Perdón, porque bajo sus banderas salieron las naves que descubrieron y conquistaron un inmenso continente, desafiando los límites conocidos en su tiempo.

Perdón, porque en ese nuevo mundo fundó universidades, hospitales, iglesias e instituciones de toda clase, educando y evangelizando a sus pobladores, a los que no sólo consideró iguales en dignidad (en vez de confinarlos o exterminarlos como hicieron otros que ahora pretenden darnos lecciones), sino que se mezcló con ellos y sus razas.

Perdón, porque defendió a la Iglesia y al catolicismo de sus feroces adversarios, siendo objeto de una mendaz leyenda negra que aún nos persigue.

Perdón, porque alumbró un siglo de oro para toda la humanidad con singulares genios en las artes, las letras, la religión, las ciencias y las armas; siendo además origen y cuna del derecho internacional y de los derechos humanos.

Perdón porque forjó una lengua propia con la que se comunican hoy 560 millones de personas.

Y perdón, en fin, por mantenerse unida y en pie superando las naturales diferencias entre sus pueblos, frente a tantos -algunos españoles incluidos- que ansían verla rota y derrotada.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *