Enredados, liados y pringados

Organiza la que ha organizado y se ausenta del hemiciclo cuando el más que enojoso asunto de perdonar al prófugo para seguir pitando está servido con los 178 votos del salario del miedo y el de las niñas del salón. Como estamos en Cuaresma y la Semana de Pasión está muy cerca, el señero personaje se irá de vacaciones. Cuando vuelva seguirán los convolutos y trapisondas; billetes van, billetes vienen y por el camino se entretienen.

Antes del Viernes de Dolores sucede algo inédito. El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid protesta airadamente contra el Fiscal General del Estado y la Fiscalía de Madrid, y anuncia denuncias contra las dos fiscalías por las filtraciones sobre los asuntos del novio de Isabel Díaz Ayuso. Hay que felicitarse por la resurrección del Colegio madrileño, tras cuarenta años de cachondeos judiciales. El Consejo General de la Abogacía Española, órgano representativo, coordinador y ejecutivo de los 83 Colegios de Abogados que tenemos en España, parece que secunda la actuación de los abogados madrileños. Que la Fiscalía General del Estado cometa ilegalidades que atentan contra el derecho de defensa de los ciudadanos resulta brutal, y que la Fiscal Jefe de Madrid secunde las ilegalidades de su jefe, dejando por escrito que cumple órdenes es de traca. Espero que las denuncias del Colegio madrileño prosperen y que a ellas se unan el resto de Colegios de Abogados de España.

Mientras, en el Senado andan a vueltas con la ilegal Ley de Amnistía, el Congreso se ha convertido en una pelea de patio de corral de vecinos, en el que solo falta ver como la vicepresidenta Marichús se coloca unas horquillas de moño entre los dedos de las manos para mejor arañar al adversario. El jefe de Marichús, amenaza al jefe de la bancada adversaria con sacarle cosas de su señora y las subvenciones que la Junta gallega, cuando él la presidía, concedió a la histórica fábrica de porcelana Sargadelos cuando trabajaba en ella la mujer de Feijóo. Tras esta amenaza, el jefe de Marichús dijo que había más cosas, muchas cosas.

Está claro que vienen curvas y que Gamarra va a tener que afilarse las horquillas. El jefe de Marichús defiende a su señora de los chanchullos aeronáuticos, chanchullos de mucha altura, y de más de 600 millones de euros, y ataca a la señora de Feijóo por unas subvenciones de 114.000 €.

El enredo continúa. Feijóo anuncia una Comisión de Investigación sobre los asuntos de Begoña Gómez de Sánchez. Es un no parar y es lo que tiene mezclar a la familia en contratos estatales y en empresas, más o menos públicas y subvencionadas, que la pringue les alcanza a todos. Ya saben, la mujer del César no solo debe ser honrada sino también parecerlo.

Hoy mismo, el jefe de la oposición ha dicho en el Congreso que: “Los españoles merecemos algo más y tendremos algo más”. Lleva razón, los españoles merecemos que todos ellos dimitan, empezando por el Gobierno y todo su staff, desde el Presidente hasta el último mono, y no vuelvan nunca más a la escena política. Vamos a ver lo que nos depara la suerte y si nos dejan tener una Semana Santa sin que se nos atraganten las torrijas.




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *