El Titanic en las aguas heladas del sanchismo

Cada vez que el socialcomunismo agarró el timón de un buque, logró hundirlo. Y si cogió la batuta, los mejores músicos de Herbert Von Karajan desafinaron como los cuchillos de un afilador.

Cuba se quedó sin producción de azúcar, Argentina sin carne, Venezuela sin petróleo, China y Vietnam racionaron el arroz y ahora, en España, han dejado el turismo en los niveles de Mongolia. Si se encargaran del Océano Pacífico acabaría convertido en un desierto de arena.

Las pruebas empíricas se acumulan por todas partes y ya cité la evidencia científica que demuestra que siempre que gobernó el PSOE salieron del Consejo de Ministros con las cifras de paro disparadas. ¿En qué piensan los votantes de este país? Mejor no me respondan o entraremos todos en una depresión anímica inenarrable.

La mayor producción de fallecimientos por coronavirus y la inmensa fabricación de parados en seis meses no cuentan, me parece, en los ranking de excelencia de gestión. Ahora un juez ha exculpado a Isabel Díaz Ayuso en las denuncias que los socialcomunistas habían presentado contra ella y alega el juez que era un asunto estatal y por tanto competencia del Mando Único, lo que viene a ser que las querellas tendrían que haberlas dirigido contra Sánchez y los suyos. O hacerlo de oficio la Fiscalía General del Estado, que ejerce de Belinda cuando son los suyos.

Sí, los suyos, porque no pasa de ser una ficción perpetuar el disimulo de que la Fiscalía no depende directamente del presidente del gobierno tras la declaración que hizo el narcisista y tras la ciénaga curricular de quien ocupa el cargo. Una farsa, un timo, un tocomocho, una afrenta, un chiste, un sarcasmo y un ilusión…

Cuando el sanchicomunismo ostentaba el mando único de este desastre, la consigna era aplaudir a los sanitarios cada tarde en los balcones y pocos fuimos los que, una hora después, salíamos a tocar la cacerola desde las ventanas y las azoteas. Ahora que en una finta veraniega le han cedido la papeleta a cada Comunidad Autónoma, los sindicatos, siempre tan leales a lo oprobioso, se apuntan a la consigna de convocarle a Díaz Ayuso una huelga. El zurdismo carece de frenos y es así.

Pero debe repetirse hasta el hartazgo que nunca hubo un plan y ni siquiera durante el confinamiento aprovecharon para elaborar algo que se pareciera a una estrategia para salir del cubo de miseria en el que nos han metido a todos. Cruzados de brazos, dieron puntapiés al balón contra una pared, porque lo único que les interesaba era la cadencia del relato, el control de los tiempos y de sus mentiras. Y cerrar filas.

Esto se va a poner de dulce en cuanto los sicarios del independentismo aprieten para facilitar la aprobación de los presupuestos de Marisú. No sólo van a pedir selecciones de fútbol y mesas de negociación de un referendum, sino también pasta gansa por un tubo que arruinará todavía más la verdadera igualdad entre los ciudadanos de una comunidad y otra.

Aquí zozobra hasta la gran banca y, si esto sigue así, terminará pidiendo auxilio incluso Amancio Ortega. No debe estar muy lejos el día en que El Corte Inglés anuncie que dobla las piernas por K.O. técnico ante el pugilismo tramposo del socialcomunismo infame.

Sólo queda una esperanza y está en manos de los jueces, aunque no sabemos por cuánto tiempo, pues están en ello a todo trapo y pretenden blindar todas sus atroces golferías acumulando mayorías en los órganos jurisdiccionales oportunos de control.

Si al final Pablo Casado acepta el trile y entra a negociar la renovación, habrán conseguido salvarse de la quema y España quedará hecha pedazos y todos los culpables brindarán con champagne, como hacían los etarras en las cárceles cuando su tropa de asesinos acababan con la vida de un inocente.

El Titanic español está cerca del hundimiento en las aguas heladas del sanchismo por muchas barcas de auxilio que nos mande Europa. No hay botes salvavidas y las mujeres del femicinismo tienen prioridad para agarrarse a un palo o para montarse en una balsa, que de eso ya se encargan con las migajas del presupuesto hasta el Ayuntamiento de Juan Espadas, que destina 530.000 euros para que ‘las suyas’ disfruten de la fiesta mientras nos ahogamos todos.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

2 Comments

  1. Muy bueno, Arenzana. Que bien escribe! Cada vez hay menos que sepan redactar como usted. 👍

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *