El silencio, la paz… de los muertos

Por JOSÉ MARÍA ARENZANA
En las últimas 24 horas hemos podido comprobar cómo funciona el aparato mediático-político orwelliano. Un ejemplo casi de libro el protagonizado por el juez en excedencia Francisco Serrano, quien, adelantándose a las premisas de un razonamiento más complejo, tradujo en frases como latigazos las consecuencias de la que tenemos en todo lo alto después de que el TS anunciara de manera bastante anómala a través de la Fiscalía con un comunicado el fallo de una sentencia polémica pero sin dar a conocer los fundamentos jurídicos de la misma. Ante tamaña acción, el juez Serrano, hoy en Vox, desgranó a vuela pluma unas primeras impresiones genéricas sobre el cariz de los acontecimientos, sobre todo por el desparpajo a todas luces aberrante de que varios líderes progres, entre ellos un presidente del gobierno, se atribuyesen sin empacho su capacidad de haber influido en el ánimo de los jueces del Supremo…
El aparato mediático-político y sus terminales en las redes emprendieron el bombardeo masivo no sobre la aberrante y alarmante autoatribución que hicieron los caudillos de la progresía, sino sobre las libérrimas reflexiones genéricas de Serrano referidas a las consecuencias de todo ello. Después de las primeras razzias descalificatorias preñadas de insultos y tergiversaciones interesadas, vinieron las siguientes andanadas abundando en una presunta crisis interna del partido que no vemos por ningún lado de momento.
Hoy, unas horas más tarde, el juez Serrano emite un nuevo comunicado, igual de contundente y expresivo, pero esta vez atendiendo a las premisas que motivaron su pronunciamiento. El resultado de este otro texto es que el aparato mediático-político desconecta sus emisores de redifusión y trata de ignorar o de opacar todas las precisiones que complementan aquello que, al parecer, les había causado tanto impacto.
Y es así como funciona esto, con marcos morales e intelectuales preestablecidos por la zurda. Si te mueves en silencio, sin aristas, y no destacas nada diferencial en tu discurso , te dejarán pasar sin mayor daño ni perjuicio que el olvido, pero si expresas algo libremente en contra de lo que ellos han marcado como el territorio, se inicia el bombardeo masivo y serás castigado por ello. Si expresas lo que debes o crees que debes, te tirarán con todo; si, en cambio, dices lo que puedes o no te mueves, te harán el vacío y quedarás, para tu provecho, en el olvido.
La prueba evidente y previsible la tenemos hoy: el juez puntualiza, afina y concreta aún más en su discurso e incluso alerta de la posible inconstitucionalidad de una sentencia en el caso de que se haya producido, como le pasó a él mismo, un defecto grave que podría dejar sin efecto la condena ahora impuesta. Pues bien, el conglomerado mediático-político ya no presta atención a esto, que es verdaderamente noticioso y noticiable, pues mientras el juez Serrano y Vox o cualquier otro partido acepte deglutir la papilla moral e intelectual prevista por la zurda, a los panzer mediáticos y a los caníbales de las redes sociales les trae al fresco todo lo que no provenga de sus propios caudillos.
Rajoy, con sus sorayas y sus montoros, optó por aplicarle con pragmatismo la mesura y la prudencia a todo, a cambio de tragarse toda la papilla del marco intelectual y moral preestablecido, en la esperanza de que le dejarían cruzar los rubicones que los ciudadanos le agradecerían de algún modo. Fuese por inocencia o por torpeza, quedó desacreditado y aún lo será más, me temo.
Lo que buscan, como sugería Orwell, es el silencio colaborativo que ellos imponen, ignorando la discrepancia o toda otra búsqueda fuera del pensamiento único. En la Neolengua, decía Orwell, la palabra «Libertad» aún existía en el diccionario pero sólo estaba permitida para frases tales como “este perro está libre de pulgas”, hurtando así la posibilidad de cualquier otro uso para el concepto mismo más trascendental del término.
Si te sales de la raya por decir lo que crees que debes, tirarán con todo hasta dejarte a ti y al campo yermos. Y si dices lo que puedes para diferenciarte del resto, te regalaremos y te premiaremos con el silencio, ignorado. Te daremos paz…, pero la paz de los muertos.
Es todo. Por el momento.

2 Comments

  1. José Riqueni dice:

    Enhorabuena, su articulo es lúcido y sobresaliente.
    Gracias por defender la verdad en este tiempo de penumbra

    • Victor Bravo dice:

      Cierto como la vida misma…. Paco es muy buena persona… doy fé de ello…. tiene dos hijas y no va a ir en contra de ellas… si a las jetas… que la mayoría no lo son… pero las hay… la gente es muy manipulable y opina de un juicio que ni vio… vaya democracia que vivimos…. por cierto… yo tb tengo dos hijas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *