El Ministerio del Bosón de Higgs y el canario Cuchicuchi

No tiene mucho interés un país que debate, vía su ministra, sobre cuántas hormonas ha de tener una mujer o el volumen de sus tetas para ser considerada una mujer.

Una ministra del Reino de España que debata sobre semejante solipsismo (como pude haber escrito soplapollismo) y en tales términos, no es una servidora pública, sino una sirvienta pública, una mucama de escaleras sin aljofifa y con un cerebro de estornino o como una almendra.

A la ministra no le pagamos todos su jodido chiringuito para que realice disquisiciones teóricas escolares sobre las definiciones de las cosas, sino para que aplique políticas públicas sobre asuntos de la “res pública” y no para que se inmiscuya en el ámbito privado.

Claro está que si lo que plantea la ministra de las rozaduras rotulianas es la definición misma de lo que tiene por objeto su Ministerio, entonces es que la cosa no necesita Ministerio alguno, porque algo que aún necesita ser definido no precisa funcionarios con manguitos ni páginas del BOE donde dilapidar nuestro dinero, sino una mesa con velas y muchas copas de vino para echar fuera las noches de verano a la luz de la luna. Y el bikini puesto, o sea, tía…, y a decir pamplinas hasta la pota final.

Si, por ejemplo, el Ministerio de Exteriores aún no ha entendido que el País Vasco o Cataluña no son materias propias de su ámbito de actuación, entonces es que tenemos un problema mucho más serio que el covid19. Como si la ministra de Defensa dedicara sus esfuerzos a debatir sobre la inconveniencia de adquirir armas de fuego o propusiera cambiar los fusiles de la tropa por osos amorosos de peluche.

Puestos a las menudencias yo propongo crear un Ministerio del Bosón de Higgs, que es materia más trascendente y significativa para el devenir de la Humanidad entera y bastante menos incierta que las paparruchadas de la ministra que vive en las afueras de la Casa Cuartel de Galapagar, rodeada de guardias civiles como el General Sanjurjo.

Y de todos modos, si no está claro lo que es mujer y lo que es un trapo, entonces ¿cómo saber en qué se está gastando nuestro dinero este tropel de preadolescentes empeñado en que la biología sea negociable y a la carta? Las feministas “detodalavida” se lo acaban de estampar en la cara a la ministrilla y le han exigido que dimita, que es como si el colegio cardenalicio le exigiera al Papa que se largue. Un “pa ná” pero que lo dice todo, porque no la apoyan ni las suyas.

Pero por la ministra hemos sabido ahora que aquella medicina del “jarabe democrático” que prescribieron ella y su pariente ha de tomarse con mesura y en los horarios adecuados, no automedicarse a cualquier hora de la mañana o de la tarde como hacen esos cayetanos insolentes que pasean por los alrededores de su casa, porque asustan a los jabatos, a los gamos y a las perdices del entorno.

Y no es eso lo peor, sino que, además, interrumpen con sus caceroladas obscenas y sus intolerables ¡Vivalrey! y ¡Vivaspaña! las discusiones en la mesa del jardín cuando vienen de visita a casa Yoli Díaz, Beatriz Gimeno, Isa Serra y la Fallarás para debatir sobre el género y el sexo de los ángeles.

De uno de esos aquelarres noctámbulos en la piscina debió salir aquello del Plan VioPet, que consiste en gastarse nuestra pasta en establecer un plan de acogida a las mascotas de mujeres víctima de violencia de género, porque, ya se sabe, hay mujeres tan comprometidas que no abandonan a su oca ni a su gallina con cualquiera, aunque hayan ido a abortar tres veces.

Habría que medirle las hormonas a quien no es capaz de salir huyendo a pesar de las palizas que reciben ella y sus vástagos por no dejar atrás al gato Horacio o al canario Cuchicuchi… ¡Cojonazos gordos!

Dice la ministra “malgré lui” que ella viene ya llorada de casita y a mí me alarma, no sea que reciba allí estopa de su machirulo con rodete o tenga el chalé convertido en una cumbre de plañideras silenciosas por cada unicornio que se asoma por debajo de los sumarios judiciales del progenitor B de sus hijos.

He dicho.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *