El machismo de Estado: procuradoras

Por Dulce Martínez-Torres Sánchez. Mujer, y Procuradora de los Tribunales.

Como mujer, jamás he sido discriminada por el mero hecho de serlo. No me han educado en un entorno machista, y jamás he sentido que no podía alcanzar mis objetivos por ser mujer, sino que sólo podría llegar a ellos con mi esfuerzo y sacrifico. He estudiado la carrera que he querido, he seguido formándome a distintos niveles cómo y cuándo he querido. A día de hoy soy una mujer autónoma, con mi propio despacho, que trabaja día a día al mismo nivel que mis compañeros. Y he dicho nivel, que no condiciones. Ahora me entenderéis.

No he sentido el machismo por parte de nadie hasta que fui madre por primera vez, y no fue por parte de un jefe o un empresario opresor, sino por parte del Gobierno, más concretamente del Ministerio de Justicia. Sepan ustedes que cuando una Procuradora como yo, decide ser madre, no tiene derecho a parar de trabajar ni si quiera en el momento que está en el hospital pariendo a su hijo. No nos suspenden plazos, ni notificaciones, ni juicios. Nuestra vida laboral continúa como si nada en nuestra vida estuviera pasando.

No tenemos baja de maternidad. No podemos recuperarnos de un parto que supone, como todas las mujeres sabréis, un esfuerzo y unas secuelas físicas importantes, porque el Ministerio de Justicia, es decir, los políticos y políticas que después se desgarran las camisetas y se pegan tortas por coger la pancarta lila, no nos dejan desconectarnos del sistema informático que gobierna nuestra profesión, ni siquiera 24 horas. Entienden que el mismo día de parir a un hijo, una procuradora debe estar en su puesto de trabajo, celebrando juicios y gestiones en el Juzgado, notificándose, presentando escritos y realizando todas las gestiones que lleva consigo el desempeño de esta profesión. Gestiones que de no llevarlas a cabo, pueden tener consecuencias personales muy importantes, tales como incurrir en irresponsabilidad profesional que conlleve la respectiva demanda contra tu persona, solicitándote una responsabilidad civil dineraria.

Si esto lo hiciera con una trabajadora un empresario, las feministas se tiraban de los pelos, se quitaban el sujetador e incendiaban las calles. Pero como quien nos hace esto, es el Gobierno, es decir, las mismas que gritan desgarradas en la calle por la igualdad de la mujer, solo se oyen grillos.

Pues este es mi 8M particular.

LA ÚNICA Y MÁS IMPORTANTE DESIGUALDAD POR SER MUJER QUE HE SUFRIDO, Y SUFREN TODAS MIS COMPAÑERAS, VIENE DE MANOS DE LOS POLÍTICOS, DE LOS MISMOS QUE HOY SE MANIFESTARÁN Y SE DESGARRARÁN LAS VESTIDURAS POR LA IGUALDAD DE LA MUJER. EMPIECEN USTEDES A MIRAR DENTRO DE SU CASA, Y CÓMO TRATAN A TODAS LAS MUJERES, ANTES DE QUEDARSE AFÓNICAS HOY Y PEGARSE BOCAOS POR COGER LA PANCARTA LILA.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *