El guardaespaldas Nikolín y los marqueses de Galapagar. DOS MEJOR QUE UNA

¡Lo que nos faltaba pa’l duro y ya tenemos seis pesetas!
Ayer por la tarde llegó la madre del señor…
Y no… no me refiero a la Virgen María, ni quiero chistecitos fáciles.
Me refiero a la madre de Iglesias, la suegra de la señora y madre del señor.
Os cuento en mi diario.

Nada más entrar por los jardines le soltó las maletas al servicio para que fuesen colocadas en su habitación y salió corriendo y gritando a un determinado punto del jardín mientras iba diciendo: “AYYYYY, LA CHURRI MÁS BONITA DE SU TATAAAAA….¡AY QUE TE COMO…!”

Nadie piense que se lo decía a uno de sus nietos, no…
Tío Nike le alzó sus diminutos brazos y le dijo: “¡EN BRACITOS, SHOSHO!”

La suegra del señor lo tomó en brazos como Tarzán cogía a la mona Chita… y a partir de aquí ya no puedo transcribir las barbaridades que se dijeron… las auténticas obscenidades, arrumacos y carantoñas llenas de lascivia que ambos se dedicaron desde ese momento…

Tras esta escena propia de ‘La Celestina’, la madre del señor accedió al salón y entonces allí fue recibida por la madre de la señora.
Ambas mujeres se saludaron con sendos besos de cumplido, mientras entre ellas saltaban chispas azules y de casi de todos los colores, pues por lo visto, la relación entre ambas consuegras no es precisamente lo que podríamos llamar… amistosa.
En ese momento la señora entró en el salón y casi sin mirar a la recién llegada le dijo:
“Ah, pero… ¿Tú no llegabas mañana?”

La suegra de la señora la miró con un gesto de gran desprecio y le contestó:
-“Pues ya ves chica, me he decidido a venir hoy, porque yo, a casa de MI-HI-JO, voy y vengo cuando me sale del co**…”
Y en esto que saltó la otra consuegra:
-“HEEEEEEEP!, CUIDADITO CON LO QUE DICES… QUE ESTÁS HABLANDO CON MI-HI-JA… LA DUEÑA DE LA CASA.”

En ese momento las dos consuegras, ya sin mediar muchas más palabras, comenzaron a darse de bofetadas y a tirarse de los pelos, como si fueran dos vecindonas de antaño disputándose el sitio en la pila de lavado.

La señora entonces se incorporó a la trifulca para defender a su madre y en ese momento, el tío Nike irrumpió en el salón dando embestidas con su carricoche intentando defender a la madre del señor, doña Luisa, al grito de:
“TAAATA MARISA, ¿QUÉ T’AN HECHO ‘TAS DOS ‘ABRONAS…?”

Doña Adoración, la madre de la señora, se lanzó entonces contra tío Nike, y este, al parecer en una maniobra de legítima defensa propia, le bajó la falda y la dejó con la faja al aire.

Allí se armó después un lío corralero, que ríanse ustedes de la zorra con las gallinas.
¿Resultado?… Para variar, todos detenidos.
Ahora me dirijo al cuartelillo para ver si les sueltan y les acompaño de vuelta al casoplón.
Hasta otro momento.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *