El agitado inicio del curso político

Con la primera aparición de la presidenta de la Junta de Andalucía en un acto que tuvo lugar ayer lunes, en donde fue recibida con pitidos y cierta contestación, se puede decir que se ha dado por inaugurado el inicio del nuevo curso político en Andalucía, a la espera de que se determine en breves fechas si se disuelve el parlamento de manera inmediata para celebrar las elecciones antes de navidades o bien se espera a inicios de 2019 para hacer que los andaluces concurran a las urnas.

Teniendo en cuenta esta perspectiva y dado lo agitado que ha sido en Andalucía el mes de vacaciones políticas con la llegada del Aquarius y las quejas de regidores municipales respecto a estar saturados para recibir a la cuantiosa multitud de inmigrantes que llegan a nuestras costas, todo parece indicar que la disolución puede ser inminente, si la presidenta de la Junta, no quiere tropezarse en el horizonte de la campaña electoral con la sentencia de los ERE, o con alguna salida de pata de banco del actual gobierno de la nación, que tiene bastante enfadado a miembros del gobierno andaluz, por las repercusiones negativas de sus decisiones respecto a Andalucía.

Desde la perspectiva de la oposición andaluza, lo que si podemos decir es que el PP a través de su presidente Pablo Casado, que ha pasado las vacaciones en Cabo de Gata Nijar en Almería, tiene todo listo para afrontar la confrontación electoral andaluza, hasta el punto de que ha asegurado a Juan Manuel Moreno, su continuidad  como candidato a la presidencia de la Junta, a pesar de que el presidente de los populares andaluces, fuera una de las figuras claves en la aportación de apoyos a Soraya Sáez de Santamaría. La razón principal que se argumenta al respecto desde fuentes cercanas a la presidencia nacional de los populares, es la falta de tiempo existente para la designación de un nuevo candidato si las elecciones son este otoño, aunque se asegura que la designación de candidatos en listas, será de decisión exclusiva del presidente nacional del PP, pudiendo darse el caso de que incluso algunos dirigentes provinciales, no concurrieran en ellas. De momento, a pesar de la preocupación que ha suscitado en algún momento la fuerza o no del presidente andaluz, todo parece indicar que los hombres de confianza de Casado, controlarán férreamente todo aquello que tenga que ver con la campaña electoral y la composición de listas en las distintas provincias, así como hasta el momento de la disolución, los populares iniciaran una fuerte acción parlamentaria para exigir explicaciones a distintos miembros de la Junta, respecto a inmigración, financiación autonómica, sanidad y otras materias en las que en estos momentos, hay dificultades de gestión. También y no sería de extrañar que en breve el PP andaluz exigiera a la presidenta del gobierno y secretaria general de los socialistas, su comparecencia en el parlamento, para que explicara los gastos realizados por cargos de su partido, con tarjetas pertenecientes a determinados departamentos de la Junta de Andalucía.

Según ha podido saber SevillaInfo , Andalucía se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios para Pablo Casado y la nueva dirección del PP, hasta el punto de que se cree que con el nuevo impulso que el partido está tomando, podría propiciarse el cambio de gobierno en un futuro, puesto que la situación que en estos momentos tiene otra de las fuerzas políticas que apoyan a Susana Díaz, podría hacer variar sus apoyos políticos hacia el socialismo andaluz, ante la perspectiva de una cercanía de unas elecciones generales en el conjunto de España, quizás coincidentes con las municipales y europeas de 2019




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *