Otro desengaño del PP

Al Partido Popular parece que poco, o nada, le importa el progresivo desengaño de sus votantes, el varapalo que continuadamente reciben de sus políticos y de su política, que año tras año ha ido sembrando un profundo desencanto entre ellos. Algunos le votaban como si de un acto de fe se tratase, esperando un futuro mejor que ni siquiera se vislumbra en su política, todo lo contrario, pues lo que tienen ante sus atónitos ojos borra toda esperanza de regeneración.

No vamos a hablar de los reiterados incumplimientos de las promesas y compromisos electorales, ni de la indefensión del castellano que ha ser obligatorio en toda España y que está perseguido en importantes regiones, no olvidemos que el Partido Popular fue el primero en iniciar una política de inmersión lingüística y lo hizo Fraga con el gallego en Galicia. Tampoco hablaremos de la política de voracidad fiscal, del abandono a las víctimas del terrorismo, ni de la corrupción, etc.

La tibia actuación del gobierno ante el golpe de estado en Cataluña, aplicando melifluamente el artículo 155, lo que ha supuesto vaciarlo de todo su poder sancionador y coercitivo, es otro gran desengaño para los votantes del partido; pero ello es de la máxima gravedad por lo que significa.

Cuando ya pensábamos que el gobierno no podía caer más bajo por su dejación de funciones, por su lamentable política frente al separatismo, nos encontramos que ha pactado con Esquerra Republicana de Cataluña la cesión de un diputado, para formar grupo en la Diputación Permanente del Parlamento de Cataluña.

Un partido que quiere liderar la independencia de Cataluña, cuyo presidente y otros dirigentes están en la cárcel por el golpe contra la unidad de España, pacta con el gobierno. Creo que no hace falta un comentario más; es un hecho que debe repugnar a todo español que ama la unidad de su patria, independiente de la ideología que tenga, pues el patriotismo no es patrimonio privativo de nadie.

¿Qué esperan a cambio los independentistas? ¿Qué se habrá pactado entre bastidores? ¿Qué sucederá con los golpistas que están en la cárcel? ¿Recibirá presiones el Poder Judicial? Esta y otras muchas preguntas nos hacemos millones de españoles. Debemos recordar que la iniciativa judicial contra los golpistas no ha venido de mano de la fiscalía, sino de un partido sin representación parlamentaria, Vox, que ha hecho que se procese y meta en la cárcel a los golpistas.

Nadie se explica cómo ha podido degradarse tanto la política del partido que gobierna; hay quienes hablan de miedo, otros de prudencia y quienes piensan que son los intereses espurios y personales de muchos, que buscan mantenerse en su sillón como sea y a cambio de lo que sea, buscando el tiempo necesario en la poltrona para recibir una magnífica pensión el resto de su vida.

Pero somos mayoría de españoles los que tenemos claro que con la unidad de España no se negocia, y esto va a hundir aún más la expectativa de votos que tenía el Partido Popular.

Son numerosas las personas conocidas que ya no votaran al PP con la nariz tapada, opinan que hiede demasiado; unos se abstendrán ante el desengaño y cansancio político, otros votarán a Vox y otros a Ciudadanos; pero no olvidemos que gracias a este último partido, ayuntamientos y regiones son gobernadas por una coalición en la que toma parte la izquierda más extrema, el comunismo radical, antiespañol, trasñochado y guerracivilistas, que tantos millones de víctimas ha producido a lo largo de la Historia y cuyo modelo venezolano se pretende exportar a España por esos coaligados.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *