De «maxifestaciones» y «minifestaciones»

Analizando la información sobre las movilizaciones previas al reciente rechazo de la ampliación del aborto en Argentina, se descubre que, aunque el rechazo contó allí con el apoyo de grandes manifestaciones (que llamaremos «maxifestaciones») de cientos de miles de participantes, prácticamente ningún medio nos mostró ni una imagen de ellas. Y por eso no nos enteramos: pues lo que hoy no se nos muestra, no existe.

Sin embargo, manifestaciones de apenas veinte o treinta personas («minifestaciones») pueden llegar a abrir los telediarios de medio mundo. Y eso sin mencionar las ya clásicas noticias conmovedora sobre animalitos, con la mamá pata cruzando con sus patitos una carretera, o todo un equipo de bomberos rescatando a un desvalido cachorrillo. 

Pareciera como si «alguien» seleccionara y distribuyera la información que nos «conviene» consumir (la misma para todos) y así formarnos en la «correcta» opinión. Y fruto de tan selectiva labor, nos han ido enseñando que salvar animalitos está muy bien, pero defender el derecho a nacer de los seres humanos es causa maldita que impide el progreso de la humanidad. 

Y por esta razón, siempre que interese a nuestro poderoso «alguien», las maxifestaciones no son noticia frente a las minifestaciones, o al paseo de una pata con sus patitos. 




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *