De Madrid al cielo… o al palacete de Neguri

Una mierda tapa otra mierda y así sucesivamente hasta convertir España en una montaña de basura como el vertedero de Zaldívar…

Ni siquiera reciclan en un contenedor aparte, sólo añaden más basura a la basura, toda junta, cada día, sin descanso, sin horarios ni festivos…

El Marqués de la Pachanga se pone digno y reclama ser tomado en serio el día que es mandado investigar por falsario, por machista y por mangante (cuidado, que el corrector escribe “magnate”) y horas después de quejarse porque le llaman comunista en el Senado, tuitea elogios a un asesino como el Ché Guevara que dio un golpe en Cuba para implantar una tiranía que dura ya 62 años y ensayó nuevos golpes en el Congo, en Asia y en Bolivia.

Y eso que el tipo abogaba por una satrapía de estilo chino, no soviético, porque a él Stalin le parecía una monjita de la Caridad.

El concejal Illa/pacotilla, administrador de “Las tres mellizas” hasta que quebró la empresa (la quebró, digo), no se atrevió a firmar la orden ministerial para confinar Madrid por temor, advertido de la manifiesta ilegalidad, a que de ello se derivaran responsabilidades penales. Un día más tarde reconoce que usó deliberadamente datos antiguos de contagio para decretar el estado de alarma. Merece la cárcel sin esperar a su dimisión.

A este paso, el estado será de a las armas si queremos salvar no ya Madrid, sino la democracia misma.

Adriana Lastra, ese bodoque con el que se podría reparar El Escorial, andaba ayer indignada, como Ábalos, porque habían vandalizado un poco el soporte de una estatua con la efigie de otro golpista declarado, de nombre Francisco y de apellidos Largo Caballero, verdadero origen del Big bang que convirtió España en un desolladero.

No les gusta la memoria, sino la ficción, y nos quieren contar y repetir una República convertida por ellos mismos en una degollina.

Lo peor es q piensan que todos somos igual de desmemoriados y de analfabetos que ellos o que estamos dispuestos a actuar de recogemaletas, como Ábalos de Delcy o como Negrín del yate Vita.

Esta gente es capaz de declarar secreto de Estado la estampida de Madrid de los ministros el mismo día que firman el confinamiento de los madrileños.

La “Celáaaaaa” habrá tenido que tirar de enchufes para conseguir a toda prisa un certificado médico falso que incorporar al expediente secreto del CNI, por si algún día se desclasifican los papeles de aquella tarde que salió corriendo hacia el palacete de Neguri donde había quedado con unas amigas para comer txangurro y jugar al bridge.

Habría sido diferente si en lugar de alegar una consulta con el médico privado por un cólico, hubiese dicho que marchaba a dirigir las operaciones de rescate de los cadáveres inocentes del basurero de Zaldívar, pero reclamar esos cuerpos, aún calientes por la auto combustión, después de 200 días, es de fachas. No como remover cunetas de hace 80 años de abuelitos que en muchos casos asesinaron y robaron sin piedad.

El día que la “Celáaaaa” se encuentre unos okupas en el casoplón al volver un finde se armará un revuelo, pero, mientras tanto, corre-corre que te pillo, que se me va el avión y el chófer se tendría que volver a Brideshead de vacío. Qué horror, el pobre…

Hoy, Sánchez y diez ministros, con Madrid convertida en un convento de clausura, se marchan de vacaciones a Lisboa para hablar de la idiotez de la cogobernanza de dos paises que de todos modos están integrados en un marco supranacional llamado Unión Europea.

O sea, van a pintar la mona y a despacharse a gusto unas cazuelas de sapateira con arroz y cilantro al gusto. Y supongo que a vacilarle a los ministros de que los lleva de excursión en el Falcon de su propiedad.

He dicho.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *