Corrupción política y derechos humanos

Por José Luis Sariego

La corrupción de quienes tienen algún cargo público ya existía en la antigua Roma.

El colapso de cualquier sistema político viene precedido de “un inexplicable fracaso de los líderes en la defensa de los valores y normas que habían guiado durante mucho tiempo a la sociedad, seguido de una posterior pérdida de confianza ciudadana en los líderes y en sus gobiernos (Richard Blanton, profesor emérito de antropología en la Universidad de Purdue)

Así se comprende que la ciudadanía esté perdiendo su confianza tanto en los dirigentes de la UE como en los gobiernos de España. Todos ellos han sustituido los valores democráticos por una serie de valores morales y apostólicos.

La corrupción política es insostenible, sobre todo cuando se basa en seguir mintiendo a los ciudadanos de forma descarada. El deterioro de nuestra democracia es perceptible.

Desde el “España nos roba” hasta “el nadie atrás” han pasado años de mentiras y necedades que hemos tenido que soportar todos los ciudadanos.

Los amigos y los fieles de los nuevos mesías ayudan a difundir las nuevas deidades y con ellas, los nuevos mandamientos a seguir.

Desde el presidente del gobierno hasta el presidente de cualquier partido tienen a su alrededor a sus propios apóstoles de la verdad. Ya no hay trabajo en equipo. Sólo hay apóstoles y seguidores fieles. Y luego están los infieles y los herejes.

Aquellos que dudan de la verdad del líder son expulsados de la mesa del mesías o mahoma de turno. Ya lo hizo el PP y ahora le toca el turno al comité federal del PSOE. Y estos nuevos mesías se creen en posesión de una verdad, pero la única verdad que poseen es, en realidad, la de conocer los trapos sucios de sus oponentes. Practican la nueva cultura de la cancelación (homicidio civil) de sus oponentes. Los marginan, los silencian, los ignoran y los hacen desaparecer de la vida pública.

Pero, en mi opinión, la peor forma de corrupción política que hay en nuestro país es la de aquellas minorías que imponen sus dogmas a la inmensa mayoría de este país. Todo ello en nombre de un falso valor moral superior que está destruyendo los derechos individuales de cada ciudadano, sobre todo los de los hombres. Por ejemplo, la lucha por los derechos de la mujer se basa en destruir los derechos de los hombres.

Aprueban leyes que favorecen a los poderosos frente a la ciudadanía. La ley de presupuestos generales del estado es una prueba de ello. Estos van a alimentar con miles de millones a sus políticas sociales (partidos, sindicatos, fundaciones, asociaciones, etc.) que viven sin aportar ningún valor añadido a la sociedad, requisando recursos a quienes producen riqueza al país vía impuestos.

No es sólo cuestión de dinero o poder, sino que también es cuestión de influenciar (tráfico de influencias) en las personas o grupos de personas que toman decisiones importantes.

Antaño, para ser un “influencer” era necesario tener una formación muy sólida, una educación mínima y un saber estar incuestionable. Hogaño puedes ser un influencer mostrando una nula formación, una nula empatía por los demás (que no sean de “los tuyos”) e incluso una mala educación. La descalificación personal o el insulto fácil son armas poderosas para destruir la imagen del adversario.

Ahora ser un influencer tiene sus prebendas o mordidas. Fama, dinero, casoplones, adoradoras varias, patrocinio y poder. Tener información sensible de otra persona, sobre todo tu oponente político, te da poder sobre esa persona.

Por ello hemos presenciado el asalto de determinados elementos políticos a instituciones como el CNI o a las altas esferas de la policía para obtener información sensible de los “otros” para tener poder sobre ellos. Ya no se necesita estar en el consejo de ministros para tener “controlado” a un partido de la vieja casta.

Así se comprende que un partido que es mayoría en el Gobierno pierda todo su poder y que es el partido minoritario el que se sale con la suya. Al menos en el BOE. La dictadura de las minorías que alcanzan la élite.

A la clase política, las políticas de género basadas en el enfrentamiento social de mujeres contra los hombres, se les ha escapado de su control. En Bruselas saben que ello fue un discurso que ha propiciado ser un magnífico caldo de cultivo para el Brexit. La UE ignora que la semilla de las políticas basadas en el enfrentamiento afecta directamente a la vida institucional y, en un futuro no muy lejano, la UE está abocada a su autodestrucción como pasó en la antigua Roma, o en la dinastía Ming de China, el Imperio Mongol de la India o en la República de Venecia.

Mientras tanto, las supuestas mayorías silenciosas esperan a las próximas elecciones para acabar con estas minorías totalitarias, desconociendo que su futuro político pasa por aceptar las exigencias de unas u otras minorías, sean vascas, catalanas o de los extremos de uno u otro lado del arco político.

Lo grave es que todos ellos han olvidado que los derechos individuales son el pilar básico de los derechos colectivos y que éstos no podrían existir sin garantizar los derechos humanos de cada individuo.

Con las políticas de género, cuantas más mujeres se han sumado a los órganos de poder peor va la cosa, porque el feminismo ha impuesto cuotas basadas en el sexo, en vez de en el mérito. Y el deterioro de nuestras sociedades y economías son visibles desde que ser de un determinado sexo, tiene más valor que una trayectoria profesional y personal como gestor público.

Con el fracaso patente de las políticas de género la UE ha apostado por la tecnocracia para el futuro donde los algoritmos gobernarán nuestras vidas. Véase cómo la UE ha renunciado a controlar las operaciones financieras controladas por el software algorítmico de las grandes corporaciones que controlan los mercados ( DIRECTIVA 2014/65/UE). Al final resurgirá la dictadura de las minorías algorítmicas.

Mientras tanto nos vamos de puente, aparcamos nuestros valores como la declaración universal de los derechos humanos y seguimos tragando la infame propaganda de los nuevos mesías a través de los medios de comunicación corruptos y de las RRSS.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *