Carta abierta a Echenique

Querido Echenique:

Una jueza acaba de condenarte a indemnizar solidariamente con 80.000 euros a la familia de un joven de 24 años, al que acusaste falsamente de violación. Sí, lo hiciste en una multitudinaria rueda de prensa en 2019, donde avalabas a la miembra de Podemos, Pilar Baeza, como candidata a la alcaldía de Ávila. La misma que había sido condenada en 1985 a 30 años de cárcel por el asesinato de ese joven al que calumniaste (una condena de la que finalmente cumpliría solo siete años). Dice la jueza en el auto que quizás tu intención fuera “justificar el asesinato” del joven, y así legitimar a la candidata de Podemos. Como si, incluso en caso de ser cierta la acusación, pudiera justificar algo así, lo que nos da ya un primer indicio de tu catadura moral. Pero resulta que además la acusación es falsa, el Tribunal Supremo que juzgó el caso no halló indicio alguno de la violación que aducía Pilar Baeza como móvil para su crimen, como bien sabes. Continúa la jueza diciendo respecto a tu calumnia que el hecho de “que la violación pudiera haber existido no es patente de corso para que pueda afirmarse que la violación existió –como hacen los demandados-“, pues de ser así “cualquier persona podría decir de otra que ha cometido un delito, porque la probabilidad de que lo haya cometido siempre existe”.

La advertencia plasmada en el auto de esta jueza parece bastante obvia, pero lo cierto es que hoy, en España, la realidad es bastante peor. Hoy no solo te pueden acusar, sino también condenar bárbaramente por violación sin más prueba que la de haber sido acusado, es decir, sin pruebas. No, no es ciencia ficción. Es la demolición de la presunción de inocencia –masculina- por parte del proyecto político al que tú perteneces, Echenique. Hoy ese joven asesinado sería además un violador, pues a la mujer hay que creerla “sí o sí” como dice vuestro mantra oficial. Probablemente también sería un “maltratador”, y a la asesina se la podría haber absuelto, como en otros casos recientes ha ocurrido. Echenique, sabes perfectamente cuál es la nueva moral que habéis establecido por ley los que, como tú, carecéis de escrúpulos políticos. Por eso se te escapan estas acusaciones falsas tan graves. Ten cuidado, porque aunque los políticos elijáis a los altos magistrados –que marcan la jurisprudencia para todos los demás jueces- y les impongáis vuestra “perspectiva” ideológica, (en este caso “de género”), aún no ha llegado la hora en que seáis vosotros los que dictéis directamente las sentencias. Y ni falta que os hace. Porque el fondo de todo esto, el menoscabo de la presunción de inocencia masculina en España, hace tiempo que es una macabra realidad. Ya mismo estará aquí vuestra nueva ley contra la libertad sexual –masculina-, otra vuelta de tuerca contra la presunción de inocencia en cuestiones “de sexo”. “Eche”, como todo puritanismo extremo, el vuestro es inquisitorial contra los nuevos pecados capitales, que ni vosotros os creéis, meros instrumentos para los fines bastardos que os animan. Que se lo pregunten si no vuestro ex abogado J.M. Calvente, acusado falsamente por Podemos de abuso sexual y que, por suerte para él, ha podido finalmente demostrar su inocencia, porque la culpabilidad se le supone. Salvo si eres de Podemos, claro. Pero tú tranquilo, “Eche”, ya te pagarán los españoles los 80.000 con sus impuestos, suponiendo que no te absuelva antes vuestro correctísimo Tribunal Supremo.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *