Blanqueando a delincuentes

Autoproclamada la Izquierda (con  la inestimable ayuda de una timorata Derecha) en propietaria de la vara, la criba y la balanza con que mide, selecciona  y pesa el grado de pureza democrática universal, sólo a ella le cabe otorgar legitimidades a conciencias, personas y partidos que no sean de la Izquierda.Según su «imparcial» arbitrio y parecer, ella es quien identifica a los enemigos de la democracia en torno a quien hay que extender cordones sanitarios que nos librarán de la amenaza del demonio fascista; una vieja y rentable cantinela que ahora utiliza para acusar de blanqueadores del fascismo a quienes pacten con VOX algún acuerdo que signifique desplazar a la Izquierda del poder.

Y amparándose en tan interesado alarmismo, a la misma vez que estigmatizan al partido que cuenta entre sus fundadores a tipos tan peligrosos como Ortega Lara, son capaces de apoyarse y pactar con grupos de limpieza tan «ejemplar» como los herederos del terrorismo etarra y esos otros que están siendo juzgados por saltarse la ley para quedarse con un trozo de España.

Aunque todo se comprende mejor cuando se estudia nuestra historia y el pasado de aquel Frente Popular que, curiosamente, también invocaba al mismo demonio para justificar sus crímenes y atrocidades.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *