En la antigua Grecia, los solfistas se encargaban de convencer a los ciudadanos usando diferentes argucias, aunque no estuvieran basadas en hechos reales. En nuestro tiempo, la post verdad es la nueva retorica sofista buscando la implementación de una Post verdad para convencer a la gente usando argumentos inciertos basados en la pura emoción.


En España esta post verdad fue aplicada por Pablo Iglesias y Rajoy, pero a nivel local en nuestra ciudad, Sevilla, esta post-verdad la está aplicando un nuevo líder emergente con interés de engañar a los ciudadanos con burdas manipulaciones irreales usando argumentos sentimentales.

Un ejemplo de estas argucias es el uso de los mal llamados “presupuestos alternativos””. El primero es un burdo intento de usar la Post verdad para bloquear la ciudad de Sevilla con un supuesto y falso afán negociador, pero que ya han dicho que no es legal, ni existen precedentes jurídicos previos que hayan autorizado esta manera de enmendar unos presupuestos. No lo digo yo, lo dice el interventor y secretario del ayuntamiento de nuestra augusta ciudad. Es otro ejemplo de argucia administrativa para aparentar tener una posición negociadora, pero a la vez buscar cualquier resquicio legal para bloquear nuestra ciudad, con el interés de cuanto peor vayan las cosas, mejor para el Partido Post verdad. Lógicamente, esto no es una posición constructiva ni tampoco recoge la filosofía de oposición útil para los ciudadanos, más bien es todo lo contrario: un intento de tener una posición inmovilista e improductiva para la ciudad de Sevilla. Así que, desde esta tribuna, le voy a realizar 3 preguntas al señor Beltrán. Primeramente, ¿los votantes le eligieron para ser un partido “antisistema” o le votaron para tener una posición constructiva y dialogante? Segundo, usted lleva 16 años en el Ayuntamiento, ¿cómo desconoce, aparentemente, los procedimientos administrativos básicos?, ¿sabe que los únicos que pueden presentar unos presupuestos son el Gobierno del Ayuntamiento y luego los grupos de oposición enmendar los mismos? Para finalizar, ¿sus no enmiendas a los presupuestos es una decisión de Madrid para tener una posición destructiva con los avances de nuestra ciudad?

¿El PP dejará de usar la Post-verdad para cimentar su método político? En el tejado del Partido Post Verdad está la pelota.