Atenuantes y agravantes

Con el efecto de disminuir o aumentar la responsabilidad penal del delincuente valorando las circunstancias de cada caso, el Código Penal regula los atenuantes y los agravantes. Pero atendiendo a la cruda realidad social de nuestra justicia, quizás sea ya tiempo de añadir algunos nuevos que vienen aplicándose tácitamente en las sentencias de no pocos jueces y en los veredictos de bastantes jurados populares.

Así por ejemplo, un modernísimo atenuante suele apreciarse cuando el delincuente es «progresista», pero no su víctima; según acabamos de comprobar con el ex legionario «muerto imprudentemente» a golpes y patadas por llevar unos tirantes con la bandera de España. Y viceversa: es agravante que el autor no sea «progresista», pero sí su víctima.

Y otro ámbito donde operan nuevas circunstancias lo hallamos en los delitos contra el respeto a los sentimientos religiosos, con el atenuante muy cualificado de que los escarnios y vejaciones se dirijan contra la fe católica, o contra una iglesia o capilla católica; mientras que el agravante lo constituye que se dirijan contra cualquier otra religión; preferentemente, la musulmana.

La inclusión en la ley de estas novedades nos evitarían desagradables sorpresas al final de los juicios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *